Uber: “De Todos y Para Todos”

Autor: Sebastián Narváez

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Faltan cuatro días para penetrar en una nueva década de este siglo veintiuno, y la SIC (Superintendencia de Industria y Comercio) sigue dando pasos de cangrejo. En un intento más por disolver las disputas entre la mafia taxista y las nuevas “tecnologías disruptivas”, Andrés Barreto (Superintendente) instruyó que “de manera inmediata cese la utilización de contenido y prestación del servicio de transporte individual de pasajeros” en la plataforma Uber. En términos ordinarios, dejó en la casa a los más de cien mil conductores que detentan en Uber un sustento para su hogar. Asimismo, dejó a los más de tres millones de usuarios que se transportan por este medio a merced de un servicio que carece de condición, los taxis amarillos. Respeto la trayectoria y admiro a quienes han hecho carrera como taxistas, es toda una profesión. Sin embargo, una cascada de demandas ante la SIC nunca lograrán reestablecer la calidad de su servicio, el abuso en las tarifas, ni la incomodidad de sus vehículos. Allende de la supuesta desventaja de competencia, este gremio debe entender que sus batallas contra Uber le pasan factura a su imagen de favorabilidad y no son bien recibidas por los ciudadanos.

Tomado de: Havana Times

Desde las más grandes metrópolis, y hasta en las urbes y villas mas remotas de los siete continentes, Uber ha revolucionado las rutinas de movilidad de millones de habitantes. Los sistemas, en su mayoría, se han acoplado a las nuevas metodologías de negocio y transporte de pasajeros. Colombia, indiferente y sinvergüenza, sigue siendo la excepción. Aunque, por “Colombia indiferente y sinvergüenza” aludo a los ministros, superintendentes, procuradores, jueces, y policías de transito, que diariamente hacen uso de estas plataformas, para posteriormente sancionarlas desde sus despachos. No me lo han contado, pues he incurrido en la ilegalidad de compartir Uber Pool con algunos de estos dignatarios, y uno que otro de sus herederos. No me cabe en el testuz la idea de volver a aquellas épocas de los taxímetros, las planillas de cobro, o la frase celebre: “¿para dónde va?”. En muchas casas, como en la mía, el adhesivo de Taxis Libres o Taxis Ya que dispensaba los siete dígitos para rogar por un amarillo, hoy es un atavío más del fresquero. Peor aun, remembro los anuncios en la radio: “Taxis Libres, Sí le responden”, y de un tiempo para acá nunca más volvieron a responder. Sin embargo, no es descortesía, es un hecho; no hay gremio de taxistas que pueda suplir la totalidad en la demanda de transporte de pasajeros. En consecuencia, Uber es la solución y no el problema.

Tomado de: Panam Post

Al sugerir que Uber es la solución, no solo hablo de quienes hacemos buen uso de esta tecnología. Es también la solución para los desempleados, los que precisan de un horario laboral flexible, los que se ayudan con ingresos extras, o a quienes algún superior fatigó laboralmente; la mayoría. Si Uber fuera un político en campaña, triunfaría sin dudas, con el famoso lema “de todos y para todos”. Es asombroso, y hasta gratificante; en Colombia Uber es un ejercicio de construcción social. Desde las clases más populares hasta las elites más pudientes, se encuentran conductores y usuarios de todos los estilos, procedencias, y menesteres. En esos mismos Uber Pools de los cuales me alborozo, también me he hallado conversando con vigilantes, empleadas domesticas, o ingenieros; mientras juntos recorremos las avenidas criollas en Renaults, Mazdas, y hasta Volvos. De todos recopilo opiniones y pensamientos, y aun ninguno(a) toma partido por los taxistas. Todos, sin excepción, entienden la importancia de estas nuevas tecnologías, y el impacto o retroceso que implicaría no tenerlas. Concluyo, que las majestades de la Superintendencia e instituciones del gobierno no son ajenos a esta revolución.  

A la problemática de la tecnología, se le suma la variable de las tarifas de transporte. El gremio de taxistas demanda que las tarifas de Uber son, con creces, bajas. Sin pretender títulos de economista, entiendo como básico principio de la libre competencia, que tanto vendedor como comprador ejerzan una actividad económica y la ejecuten al valor de su conveniencia. La economía se estimula gracias a que este principio obliga a las empresas a regenerar sus términos y condiciones, y así mantener su competitividad. De manera que, bajo este escenario, el gremio de taxistas en Colombia es víctima de su propia incompetencia. La cual, intentan resolver escudándose en la Superintendencia; en lugar de invertir en sus vehículos y en las nuevas tecnologías, para así ser competitivos en el mercado. En vez de acolitar la falta de visión del gremio, Andrés Barreto debería velar porque paren los abusos de quienes cobran tarifas exageradas por servicios mediocres.

Tomado de: A Simple Vista

De manera que, adentrándonos en la nueva década de estos año dos mil, seguiremos caminando como el cangrejo en temas de movilidad urbana, entre otros. Confiemos en que la siguiente decisión de la Superintendencia, o algún estrado judicial, no nos cercene las tenazas también. Imploremos para que los beneficiados de estas decisiones dejen de ser los gremios mafiosos, y sean mas provechosas para quienes apoyamos y utilizamos estas plataformas; la mayoría. Soñemos, con que algún día Uber no solo empleará a conductores de todos los estratos, sino que abrirá un centro de investigación y tecnología en Colombia, empleando así mismo a las mentes más brillantes del país. Merecemos los frutos de las tecnologías del primer mundo; no permitamos que la mafia ni las instituciones nos amputen los derechos. Bienvenidos a la nueva década de este siglo.

Un pensamiento

  1. Parece que es una medida que está acorde con la inmovilidad que sufrimos en nuestro país…ver carreteras de doble calzada con señales de 30 km/h como límite de velocidad…es para ponerse a llorar…además quitarle la competencia al servicio “pauperrimo” de taxis…es mejor quedarse en casa leyendo un libro!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s