Ecuador: Otra Historia, Otro Fracaso

Autor: Sebastián Narváez

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Principiamos este nuevo año con la llegada de la justicia. Pese a que aun cojea, se abre camino para derruir la putrefacción de siempre, la corrupción. Una a una se van sucumbiendo las mafias políticas en América Latina, para abrir paso a nuevas coyunturas de orden social. En esta oportunidad el testarazo lo dio la justicia del Ecuador, citando a juicio hace un día al expresidente Rafael Vicente Correa Delgado. Esta citación es producto de la pesquisa iniciada hace más de cinco años, al conocerse la participación de altos funcionarios del gobierno ecuatoriano, en la operación “Arroz Verde 502”.

La corrupción se metamorfoseó en el solaz de las élites del continente; transacciones en efectivo, dineros oscuros, apoyo de multinacionales y propaganda política opresiva; pan de cada día, ahora gestionando asir el poder en Ecuador. Allende de la podredumbre de las aristocracias adineradas, Ecuador es otra diégesis que corrobora el fracaso del modelo socio-comunista en Latinoamérica. Es claro que la corrupción no conoce de ideologías, sin embargo, las pasadas dos décadas han expuesto patrones y tendencias que hablan de una mayoría; el clan Castro-Chavista. Entre muchos, la Junta de Reconstrucción Nacional (Nicaragua), el Partido de los Trabajadores (Brasil), el Partido Justicialista (Argentina), el Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (Bolivia), el Partido de Liberación Dominicana (Republica Dominicana), el Partido Socialista Unido de Venezuela, y más recientemente Alianza País (Ecuador). Todos, inmiscuidos en escándalos de corrupción, miembros de aquel clan Castro-Chavista, unidos por mantenerse en el poder y aun propietarios de una falsa democracia que sigue siendo preferida.

Tomado de: America Nuestra

Difícil optar por el beneficio de la duda para Lenin Moreno, quien más por conveniencia que por convicción, tomó distancia de Correa y Glas. Especialmente, después de que en 2018 se conoció que la fiscalía ecuatoriana omitió las pruebas del informe “Receta de Arroz Verde 502”.  Lenin Moreno aparenta desconocimiento de la situación, pero fue elegido con los mismos dineros provenientes de corporaciones con ansias de poder y sin moral. Códigos eran utilizados en todas las transacciones hechas por estas corporaciones, y de igual manera altos mandos del gobierno de Rafael Correa utilizaban códigos en cubierto para recibir estos dineros. Por ejemplo, Jorge Glas era identificado como L1, o la agraciada Pamela Martínez como C3-PM. Más allá del evidente cáncer de corrupción que consume a varios países de la región, es importante comprender quién auspicia los gobiernos socio-comunistas en América Latina. Consumada la interferencia rusa, el caso de Ecuador sugiere que China patrocina la incesante corrupción que padece el país. Por consiguiente, es fácil inferir que esa misma China patrocina las mentiras y atrocidades que nos damnifican como sociedad. Repasando el informe Arroz Verde 502, quedan al descubierto compañías como: Sinohydro Corporation (China), China International Water & Electric Corporation (China), China Hezhouba Group (China), Harbin Electric International (China), China National Electric Engineering (China), y China Electronics Import & Export (China). Tanta “china” junta no es producto de una concomitancia sin escrúpulo ni recato, es un hecho.

Tomado de: MetroEcuador

El comunismo de Xi Jinping abunda en motivos para interferir en América Latina. Singularmente en economías inestables como Ecuador, Venezuela y Argentina. Ecuador cumple con las tres características idóneas para dicha intervención: un sistema dolarizado pero apático del estado “Yanqui”, una institucionalidad inestable y fácil de sobornar, y una economía cimentada en la producción de energía hidroeléctrica. Las tres facilitan sin mayor dubitación el empoderamiento socio-comunista en Ecuador, y otros países de la región. Para China un sistema dolarizado y apático del estatus quo, es un “caballito de batalla” en su guerra comercial con los Estados Unidos. Una institucionalidad fácil de sobornar es una puerta de acceso al control político en el continente. Una economía a base de energía hidroeléctrica es una fácil y rápida inversión que desenlaza en el control económico, y el empoderamiento de los recursos del estado. El veredicto, es que ese imperialismo comunista que hoy se aferra a aquellos estados, se define con estos tres principios, entre otros.

Tradicional de una sociedad machista, China ejerce control económico sobre Ecuador, como un marido trabajador lo ejerce sobre su esposa ama de casa; retrograda. Ecuador practica su soberanía, sin olvidar que Rafael Vicente Correa Delgado permitió la colonización política y económica China para propagar la influencia socio-comunista, y aposentarse en el poder por más de diez años; hoy, a través de Lenin Moreno. Si tan solo lográramos que aquellos peones del Correísmo entendiesen que quien vendió a la patria no es digno de una defensa de primera línea, conquistaríamos nuestra primera victoria de independencia económica y cero corrupciones. Ecuador, un diminuto pero importante país en la dinámica política del continente tiene en sus manos enviar a prisión a un verdadero farisaico. Un aliado del régimen Castro-Chavista que pretende fugarse de un destino sin rescate; la cárcel.

Tomado de: El Comercio

No me permito terminar esta columna de opinión sin mencionar a Fernando Villavicencio, quien desde su tribuna periodística desenmascaró las verdades que atañen a los regalados de Alianza País. “Spots publicitarios, y bordados de chompas” entre otras cosas que compraron con dicho dinero, vendiendo su moral, prestigio, e integridad política, pretendiendo preservar el poder en Ecuador. No conocen de honor estos forajidos. De a cinco mil en cinco mil, hicieron 11,6 millones de dólares en corrupción. Mención especial también para la fiscal para la fiscal Diana Salazar, quien espero sin temor, envíe a la cárcel a Rafael Correa, y acabe con la intervención económica y política en su país. No importa cuánto demore la justicia en llegar, somos más quienes procuramos el bien. En Ecuador, Colombia, Brasil, Perú, en América latina en general, triunfará el bien de los pueblos; un modelo socio-comunista que reposará tras las rejas, sin libertad.  

3 pensamientos

  1. A mi si me da pereza que nos invadan los Chinos…y si ya están así de metidos en Ecuador, mínimo ya tienen invadido Nariño y el corredor del narcotrafico del Cauca…ojalá que les llegue la justicia a los torcidos de todo Latinoamerica…la verdadera libertad es honesta y transparente!

    Me gusta

  2. Colombia y su economía naranja aura exporta conceptos, en tu columna hay muchos datos interesantes pero picos argumentos, me gusysría leeralgo que en revele dicha corrupción y sin necesidad del duscurso de odio de la derecha colombiana, en Colombia esta gobernando la derecha y el aparato estatal es corrupto, y no es culpa del castro-chavismo (término acuñado por Alvaro Uribe y explotado por la derecha más recalcitrante) pues no hay en nuestra historia un gobierno alternativo o de tendencia de izquierda.

    Me gusta

  3. “Somos más quienes procuramos el bien”. Frase que me deja reflexionando en que si realmente alguien que maneje un discurso de odio querrá el bien. Al final, el mismo lenguaje revela nuestras intenciones originales.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s