POTUS 45: mesías político 2021

Autor: Sebastián Narváez

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Entre algunos procesos políticos que se gestan este año 2020, sobresalen las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Cada debate demócrata que concluye le cede terreno al partido republicano para consolidarse en el poder ejecutivo por cuatro años más. En medio del caos constitucional que atormentó al estatus quo hace unas semanas, El Presidente, absuelto y triunfante, salió ileso de un intento de asesinato político a manos de sus antagonistas. Una avanzada demócrata que pretendía sacar de la Casa Blanca a la corriente más conservadora de América; y por la puerta de atrás, anulando la posibilidad de un segundo periodo Trump. Pero es ineludible, casi como si estuviese sentenciado en los tomos de historia política, y a nueve meses de las elecciones es predecible, Donald John Trump será el próximo presidente del país del tío Sam. El más criticado de los mandatarios en la era reciente logró en menos del termino de su mandato: restituir la economía, reposicionar la política exterior y ridiculizar al partido de oposición; solo por mencionar tres. La favorabilidad de su ego y su retórica es inverosímil, pero sin dudas, recompuso a América para los americanos al mejor estilo de un Jesús resucitado de los infiernos.

Tomado de: Times Of Israel

La economía, la más importante de todas, agonizaba ante la especulación de un declive al final del periodo Obama. La incertidumbre se acrecentó, en aquel entonces, ante la desafiante retórica de cerrar las fronteras económicas. A finales del 2016 se temía por una nueva recesión; todas, proyecciones que a la fecha nunca se paragonaron a la realidad. El proteccionismo, una política económica históricamente demócrata, puesta en practica por un empresario de balota republicana. Esta fue la estrategia que mantuvo la economía a flote durante los últimos cuatro años, priorizando el regreso de la manufactura y producción a América para el consumo de América. Esa misma, la estrategia, que le dará el triunfo a Donald Trump en noviembre del 2020.

La producción industrial, los ingresos de la clase media y la tasa de desempleo son los tres factores de trascendencia en el portafolio económico Trump. El gobierno de turno no solo se encargo de mantener el desarrollo tecnológico y científico, sino que llegó a los rincones más abandonados del país para reactivar una economía olvidada. Entre 2017 y 2019 la industria manufacturera creció 4,3 puntos en el índice de producción industrial, incuestionablemente positivo. Gracias a las deducciones fiscales la tasa de desempleo se registro en 3,7% a finales de 2019, la mas baja en los últimos 50 años; fomentando un alza económica traducida en salarios para la clase media, equivalente a un acrecentamiento en la cultura consumista tradicional de América, un ciclo económico eficaz, un tren a todo vapor. La economía en su cúspide, las monederas atiborradas, la muchedumbre boyante y otro presidente que repite turno.

Tomado de: Revista Propositiva

La política exterior, compungida, resucitó en el gobierno Trump. Las derrotas de otros fueron todas victorias del presente, en especial el fallido y nefasto acuerdo nuclear con la Irán del terrorismo. El acuerdo, hoy, menudencia para sopa. Solo, el cuadragésimo quinto presidente puso contra la pared a tres bastardos sin gloria: Bashar al-Ásad, Kim Jong-Un y Ali Khamenei. Demostró su valentía en Siria con los bombardeos de frente a bases del régimen y la erradicación del cáncer, el Estado Islámico. Compartió merienda con el bufón norcoreano y con esa misma perspicacia plantó a la junta sin importarle las consecuencias, porque tales no existían ni nunca existieron; Corea del Norte es un hazmerreír y supo jugar. Acabó con los robos de transferencia tecnológica de los cuales China es el victimario, salvaguardando a los inversionistas, y protegiendo los derechos de autenticidad e intelectualidad, que pretenden ser vulnerados en la guerra comercial del primer mundo. Asimismo, le reprochó a la Unión Europea su exceso de conchudez, y restructuro el equilibro de autoridad, el cual sus antecesores habían desgastado con relación a los demás poderes del mundo. Entendió lo que se había perdido, y lo recuperó reposicionando justamente al estatus quo. Era menester que algún presidente dejase de lado la retórica leguleya y humanística para aterrizarnos en la realidad, la anarquía de la que somos casi difuntos. Donald John Trump hizo a América grande de nuevo en el escenario internacional.

Los demócratas, dedicados a la politiquería y sublevación contra la democracia, hicieron miserable la estadía de Trump en la Casa Blanca. Un intento de asesinato político terminó en un suicidio político de cara a las elecciones presidenciales del 2020. De todos los motivos de peso para la destitución, entresacaron el más irrelevante, una llamada a Ucrania fue la soga al cuello. Inexplicable, es decir, hasta sus mejores antagonistas sabían que este proceso solo tendría un fin; absolución. No se puede pretender destituir a un presidente con un record de política exterior impecable, por disponer de su autoridad internacional para custodiar los intereses de la nación y combatir la corrupción. Mostraron su apetito, su ansia y su afán de supremacía; perdieron. Hoy fragmentados por su propio repertorio, los demócratas intentan recuperar terreno malgastado en debates televisivos que son un fracaso. Estos no hacen mas que corroborar la división, y avalar la ley del efecto invertido; Bernie Sanders, el más socialista, punteando en las primarias. Cada punto de favorabilidad perdido no se queda vacante, es un punto de favorabilidad que se incorpora a las filas republicanas. Trump sostuvo la batalla, y una vez sea reelegido, se regocijará de haber ganado la guerra y haber ridiculizado a la oposición durante ocho años.

Tomado de: El Tiempo

Su excelencia, repugnante como ser humano, pero sin duda uno de los mejores de oficio que ha ocupado la Casa Blanca. Su tenacidad, sinceridad y confianza son fuentes de éxito que se reflejan en la boyante economía norteamericana, las victorias del imperio militar bajo su mando, la favorabilidad de su imagen y el avenar los pantanos llenos de corrupción y ardides. Adicionalmente, su lid frontal contra el amarillismo periodístico ha demostrado su carácter y envergadura para liderar y ganar; un David y Goliat. En 2017 el mundo, expectante y desilusionado, le temía a la llegada de este lobo. Cuatro años mas tarde el mundo ha sido un lugar más estable, más seguro, y ciertamente más prospero en temas de comercio internacional. Algún día, le será menester a Trump redimir sus pecados; tiene muchos, sin embargo, hay que dejárselo al más allá. En cuanto esto ocurre, precisamos hablarle a la verdad y bonanza que este presidente le trajo al mundo. Si en tan solo su primer mandato restituyó la economía, reposiciono la política exterior y ridiculizo a la oposición, hagamos inferencias propias sobre lo que se avecina con su reelección. Salvo que algo fuera de este universo ocurra, Donald John Trump, el mesías político del 2017, regresa en el 2021 como el presidente de los Estados Unidos de América; POTUS 45 una vez más.

Un pensamiento

  1. YO, . . . “EL MESIAS”

    “¿Verdades?, . . . no más las mías.”

    No me importa lo que creas,
    soy un engendro de ideas,
    locuras, mentiras propias,
    perversas, jamás inocuas.

    Con las que, a gente enajeno,
    mangoneador de lo ajeno,
    soy producto de mí mismo,
    de mi insano mesianismo.

    Soy, Castro, Chávez, también,
    Maduro, ya sabes quién,
    a mis contrarios humillo,
    igual me llaman “caudillo”.

    El único “iluminado”,
    el mayor empecinado,
    un absurdo intolerante,
    contra el humano pensante.

    Aquel que no esté conmigo,
    se convierte en mi enemigo,
    quien me lleva la contraria,
    que cuide su retaguardia.

    Mundo utópico preparo,
    en la razón no reparo,
    primero que nada, yo,
    y luego, al último, . . . yo.

    Popular ser, populista,
    populachero, egoísta,
    “héroe” de carne, hueso,
    un tramposo, asaz avieso.

    El charlatán más genuino,
    un “ungido”, “hombre divino”,
    que “resuelve” los problemas,
    sin entrar en los dilemas.

    Engañador, firme, a ultranza,
    de la fe, de la confianza
    de una patria ilusionada,
    que, conmigo, va a la nada.

    En afán, deseo mundano,
    exagerado, profano,
    de “solventar” situaciones,
    fácil, sin preocupaciones.

    Así, voy gestando el mal,
    resentimiento social
    capitalizo, impasible,
    prometiendo lo imposible.

    Mi obsesión es el poder,
    sin importarme joder,
    a quien se me ponga enfrente,
    soy mandamás, displicente.

    Muy yoísta, autoritario,
    egocentrista, falsario,
    embustero, mitotero,
    vivo del cuento, certero.

    Detesto la democracia,
    su existencia, gran falacia,
    amo el “corporativismo”,
    bendito sea el “clientelismo”.

    Síganme a mí, ciegamente,
    eso les pido, ferviente,
    yo, “me encargaré” de todo,
    “dirimo” todo, a mi modo.

    Demagogo, al cien por ciento,
    solo vale lo que siento,
    me gusta erigirme en rey,
    por encima de la ley.

    Este soy yo, el “mesías”,
    un controlador de vidas,
    factor divisor del pueblo,
    su desunión bien celebro.

    Omnímodo, omnipotente,
    obstinado, prepotente,
    a personas adormilo,
    amodorro con estilo.

    Cada que me subo al podio,
    fiel credo, discursos de odio,
    timador, falso “profeta”,
    farsante, llego a la meta.

    Bajo una piel de cordero,
    lobo feroz, traicionero,
    busco a la caperucita,
    pa’ comerme a su abuelita.

    Al pan, pan, al vino, vino,
    llevo agua pa’ mi molino,
    aunque sean necedades,
    dogmas de fe, “mis verdades”.

    Profeso mi apostolado,
    ando también disfrazado,
    de “bueno”, de socialista,
    de izquierda, nacionalista.

    Doctrinas de eras pasadas,
    ideologías fracasadas,
    que han golpeado a humanidad,
    sin clemencia, . . . sin piedad.

    Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
    Ciudad de México, a 03 de abril del 2018
    Dedicado a todas aquellas personas del mundo, que se sientan identificados con el contenido de mis versos . . .
    Reg. SEP Indautor No. ( en trámite)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s