COVID-19: en clave feminista

Autor: Mariana Rojas

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Preguntan si aún hay desigualdad, las feministas respondemos: el techo de cristal, un crimen estatal. Critican que somos escandalosas, las feministas respondemos: no tenemos miedo, tenemos rabia. Dicen que somos minoría, las feministas afirmamos: no estamos todas, faltan las asesinadas. Nos señalan porque somos violentas, las feministas nos defendemos: tranquila hermana aquí está tu manada.

No amigos, no sistema, no somos violentas, ni brujas, ni feminazis. Somos muchas, somos plurales y somos diversas. Si quieren cuestionarse, aprender y reconstruirse: ¡Bienvenidos!. Pero no cuenten con nosotras si no quieren avanzar, somos un movimiento y no una ideología que le apuesta al cambio, principalmente; entonces, sí, les vamos a fastidiar, pero si lo piensan bien esa es una lucha que nos incluye a todos, entonces (una arenga más) vecina(o) escucha únete a la lucha.

Tomado de: Elmostrador.com

Para las feministas Marzo es un mes de celebraciones, de conmemoraciones y (como cualquier otro) de lucha. El 8M es el día internacional de la mujer, y por ello nos vimos todas en las calles para recordar a las que fueron, reconocer a las que están y abrir paso a las que vienen.

Espero quede claro, pero me permito presentarme: “Hola, me llamo Mariana y SOY FEMINISTA”. Soy nueva escribiendo en este espacio y no hay mejor momento que la conmemoración del #8M para saludarles y contarles un poco de esta lucha.

Como feminista mi iniciativa era hacer una publicación en la que pudiera contar mí experiencia en la marcha del domingo y hacer una radiografía en clave feminista sobre la situación del movimiento. En vista de las circunstancias, me veo obligada a cambiar entonces el tema central, pero no la clave: una lectura del COVID-19 desde mi feminismo.

El COVID-19 se empezó expandir antes que empezara el año y ahora mismo se ha superado en el primer país. El coronavirus es uno de muchos otros COVID (es un tipo de virus que puede afectar los pulmones) pero que se manifiesta como una gripa común. Desde Madrid tengo un par de consejos que dar para que esta época de quietud sea de crecimiento, porque como bien dice el Sr. Jorge Drexler “Sin que algo muera, déjalo quieto” para no morir (o perder la cabeza) es mejor que nos movamos desde el alma y el espíritu.

Mis recomendaciones en clave feminista son a la luz de la conciencia colectiva y el cuidado. Principios fundamentales de un matriarcado. Lo primero es dar un parte de calma, ¿Quién sos para estar hablando de lo que tengo que hacer? Pues amigos soy una migrante que vive lejos de casa, en un país en el que se piensa con los pies y en que no se manejó con la atención debida esta pandemia. Peligroso, el coronavirus, no es un asunto de FAKE NEWS como muchos se atreven a decir; la irresponsabilidad cobra vidas. La clave general es que si usted debe ir a trabajar, o todavía trabaja, hágase el favor de llegar más temprano y salir más temprano o llegar más tarde y a la salida repetir. La congestión en los medios de trasporte es un peligro. Lávese mucho las manos, no se toque la cara, no toque a nadie (en la medida de lo posible); si vive con o está al cuidado de un adulto mayor no salga de casa, cámbiese al llegar y con la ropa de la calle no tenga contacto directo.

Tomado de: Elperiodic.com

No es preocupante que usted se contagie ni que se muera, porque ambas cosas van a pasar, pero una no va a causar la otra, seguramente. La mortalidad del virus no supera el 2%, el riesgo del virus está en la capacidad que tiene de esparcirse y la letalidad que tiene para los adultos mayores, la forma en que puede afectar a pacientes pulmonares, mucho más a mediano plazo.

La preocupación más grande aquí es saturar y colapsar el ‘sistema sanitario’ ; si todos nos enfermamos, es imposible que se nos trate adecuadamente; porque lo que más nos enferma en el momento no es coronavirus, es el pánico y la irresponsabilidad. Este temido COVID-19 es una gripa común, con consecuencias graves para pacientes delicados; insisto, una gripa común.

La desinformación, el pánico y la inconciencia son nuestros peores enemigos ante este momento de preocupación por la pandemia; mientras que el cuidado y la empatía son nuestras armas vitales. Hace falta que veamos esto con la seriedad que merece y que descansemos del pánico. Cuidemos de los demás, escribámosles, enviémosles memes, y procuremos no tener visitas. Más allá de todo esto y las recomendaciones del gobierno, honremos a todas aquellas madres, hermanas, abuelas, que se han esmerado su vida entera por protegernos de todo mal y peligro. Es hora de poner en practica sus enseñanzas, y salvar al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s