Convalidación: una pesadilla en tiempos de crisis

Autor: Jhonatan Alzate

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

La convalidación de títulos en Colombia se ha convertido en “un calvario”, así lo afirma Sergio Andrés Torres Bayona en una entrevista concedida a Agendas Latinas. Torres, quien realizó su tesis doctoral en Biología Molecular y Biomedicina en el exterior, fue seleccionado a mediados del 2019 por la Federación Mundial de Neurocirugía como ganador del premio internacional ‘Neurocirujano Joven del Año’. No obstante, hasta antes de obtener dicha distinción, le había sido imposible ejercer como neurocirujano en nuestro país, pues las telarañas impuestas desde el Ministerio de Educación para convalidar sus títulos, lo tenían inmóvil y sin poder materializar sus conocimientos.

Lo mismo sucede con miles de graduandos connacionales que deciden llevar a cabo sus estudios de pregrado o posgrado en el exterior y que retornan a tierras cafeteras con la esperanza y la convicción de ser bien recibidos y poner a disposición sus conocimientospara, entonces, poder ejercer profesionalmente. Empero, en Colombia la tramitología para convalidar un título es tediosa, costosa, extenuante y poco eficiente. Pareciera entonces, que el propio Ministerio de Educación es el que se encarga de hacerle zancadilla a quienes quieren explotar sus saberes en su tierra natal, produciendo así el fenómeno comúnmente denominado como “fuga de cerebros”.

Tomada de: Laopinion.com.co

Los tiempos presentes tienen en alerta roja a los sistemas de salud de todo el mundo: el Covid-19 se ha propagado de maneras exponenciales y Colombia no ha sido la excepción. Por ello, la necesidad de médicos ha aumentado considerablemente en el país, sin embargo, las medidas que se han planteado para aumentar los contingentes médicos a lo largo del territorio nacional, han resultado contraproducentes. Una de ellas era acudir a estudiantes de últimos semestres de medicina para que tuvieran su primer contacto con la praxis medicinal en medio de esta pandemia, medida que fue duramente criticada por conocedores de la salud como el doctor Sergio Andrés Torres.

Por lo anterior, Torres emprendió su lid, bajo la bandera de generar conciencia sobre la irresponsabilidad que representaría enviar jóvenes inexpertos a tan difícil batalla contra el Covid-19, y sugirió apelar a los miles de médicos especialistas, en diferentes áreas de la salud, que se encuentran en el proceso de convalidación de sus títulos para que fueran ellos los que se convirtieran en el bastión de lucha contra el virus. De esta manera, dejarían de estar inmóviles e inhibidos, esperando en sus casas a que el Ministerio de Educación se dignase a convalidar sus títulos.

Tomado de: mineducacion.gov.co

La travesía de Sergio por visibilizar la necesidad de la convalidación de los títulos fue ardua y requirió de mucho apoyo, no sólo por parte de la sociedad civil, sino también de personajes públicos (como algunos políticos) y entidades como la Contraloría y Procuraduría. Por fin, su esfuerzo llegó al ejecutivo: el Presidente de la República de Colombia, Iván Duque, quien, en la alocución presidencial del 24 de marzo de 2020, afirmó que presentaría un Decreto para acelerar los procesos de convalidación de títulos universitarios para el personal de la salud. Este acto fue bien visto desde diversas perspectivas, como la de Sergio Andrés Torres, sin embargo, aunque en la alocución el Presidente aseguró presentar el decreto el miércoles 25 de marzo, han pasado ya   tres días y el decreto no ha sido publicado todavía.

El retraso en la expedición del decreto no es casualidad ya que el 25 de marzo, es decir el día en el que se esperaba la publicación del mismo, varias organizaciones y agremiaciones médicas colombianas enviaron una carta al ejecutivo manifestando su rechazo frente a las medidas de aceleramiento en la convalidación de títulos.Sus razones parecían quedarse cortas pues, por un lado, no nombraban a los enfermos en ningún renglón de la misiva ni dejaban entrever una preocupación por los mismos, y, por otro lado, aseveraban que en Colombia hay suficientes médicos para sobrellevar cualquier crisis sanitaria.

Tal postulado no es más que una broma, puesto que en la entrevista referida con anterioridad, Torres mencionó detalles muy reveladores que ponen en tela de juicio lo estipulado en la carta de las organizaciones médicas: expuso, por ejemplo, una serie de datos del Banco Mundial, los cuales señalan que en Colombia hay aproximadamente dos médicos por cada mil habitantes, mientras que en otros países, como los europeos (que se encuentran en una situación mucho más tortuosa y catastrófica que la nuestra actualmente), tienen 4 médicos por cada mil habitantes, es decir, el doble de los que disponemos en nuestro país, pero aún teniendo el doble de profesionales en el campo de la salud, dichos lugares están necesitando más contingentes médicos porque ¡los que hay no dan abasto!

Tomado de: Elcolombiano.com

¡Pero tranquilos! Según el comunicado emitido por las organizaciones médicas, acá sobran los profesionales de la salud y lo único que se necesita es adelantar los grados de quienes ya culminaron sus carreras de medicina, y contar con ellos para combatir lo que se nos viene, es decir, mandar a la guerra a los muchachos jóvenes e inexpertos. Además, firman que lo mejor es continuar como se han venido realizando las convalidaciones en los últimos cinco años, no obstante, como se mencionó en un inicio, este es un proceso que ya ha demostrado demasiadas falencias y sus principales características parecieran ser la ineficiencia, ineficacia e inefectividad.

El llamado, como siempre, es a la sensatez, al respeto y a la empatía; no se debería permitir que motivos particulares sean los principales fundamentos para evitar las convalidaciones en Colombia ¡Y menos en momentos de emergencia como ahora! No se deberían tolerar actos irresponsables, como acelerar grados y mandar a los jóvenes a semejante labor. Lo más óptimo es ser consecuentes con la tarea tan importante que se avecina y acceder a la convalidación mediante decreto.

Un pensamiento

  1. Muchos no podemos volver por las obstáculos que nos ponen en la convalidación, no pienso pagar a un abogado 8 millones o más que defienda mis derechos. Está bien que pidan documentos para garantizar que los profesionales q vuelvan hayan realizado los postgrados q dicen, pero no pueden pretender que los sistemas de calificación sean iguales (los famosos créditos que solo existen en colombia) tenemos que abrir la mente al mundo. Y aunque las sociedades de
    Medicina digan qué hay suficientes médicos… pero pocos especialistas

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s