Mafe Carrascal: puro terrorismo digital

Autor: Sebastián Narváez Medina

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Tanto tiempo de aislamiento preventivo, me ha llevado a lo imprevisible. En la misma locura de mi encierro me hallé leyendo varias cuentas emblemáticas que financia la izquierda colombiana, algunas de ellas propiedad de cráneos sin cerebro armados de Twitter. Sin el ánimo de transmitirles la locura de mi confinamiento, sí debo expresar que me fue imposible no notar a la susodicha, Mafe Carrascal, asalariada de primera línea de la izquierda. A Carrascal le han hecho creer que es alfil de la oposición, cuando en verdad es solo un peón en el tablero de ajedrez. El contenido de sus redes sociales es tremebundo; prácticamente ha montado un cartel digital y casi terrorista, bombardeando a los principales grupos económicos del país, y posteriormente a otras personalidades o figuras públicas del sistema. Mafe se describe como activista, promotora de Derechos Humanos, anticorrupción, y lo más caricaturesco, ¡promotora de la paz!. Sus publicaciones y videos muestran que libra una guerra poco pacífica, utilizando palabras incendiarias, y ganando popularidad con su verborrea. La paz que tanto ejerce se queda sólo en eso, su descripción biográfica en Twitter.

Hace un poco menos de dos años, Mafe Carrascal publicó un video incitando al terrorismo económico en el país, pretendiendo acabar con el grupo económico más grande de Colombia, el Grupo Aval. Algo que se convirtió en su rutina de gimnasio, su Twitter es un carrete de menciones ilimitadas. Incitar al terrorismo económico en la tercera economía más grande de América Latina, da cárcel. Mafe Carrascal lo hizo públicamente, es decir, cometió un crimen que hasta hoy sigue impune. Puso en riesgo la estabilidad financiera, la bolsa y los fondos de inversión, al pretender que se dejaran de comprar los productos Aval, y aún replica este mensaje en sus redes sociales.

En este video se ve a Carrascal con sus vestimentas burguesas, en los barrios de bajos recursos de la capital, acaparando popularidad a expensas de un nombre con alto recorrido en el mundo de los negocios. ¡Y cómo no! Si el amarillismo y la desinformación parecen ser la fuente número uno de seguidores. ¿Cómo se puede sentir tanto odio, contra la columna vertebral económica del país, fuente de empleo y capital para la sostenibilidad y el desarrollo? ¿A caso le habrán negado algún crédito? La única respuesta comprobable, es que Carrascal es financiada por los hilos oscuros del socio-comunismo que pretende acabar con el país. Se jacta de vivir en una economía de mercado, pero pretende imponerles a los consumidores, cuales productos bancarios pueden adquirir y cuales no. Alguien que le explique que, la libertad de expresión de la que goza hoy para promover su terrorismo digital, es la misma que han gestionado las élites a través de la economía de mercado. Un principio básico de un estado democrático de derecho. Peor aún, que una castro-chavista, utiliza la economía de libre mercado como un argumento valido de su protesta.

Tomado de: es.Panama.post

Entre muchos otros, Mafe, se despacha en contra de las EPS, la Policía Nacional, y hasta multinacionales como UPS. Nadie desconoce los problemas sociales de los cuales es víctima el país, pero como sociedad, estamos en la responsabilidad de discernir entre la oposición, y una terrorista política. No se puede pretender hacer construcción de país, desde la destrucción de sus palabras. Activismo no es sinónimo de terrorismo. La diferencia de opinión se respeta, pero no a quien mancha cuanto nombre no le conviene, con detonantes de batalla campal. No se le ocurre, ni por error, que como activista social debería utilizar sus plataformas digitales de una manera propositiva. No lo hace, porque Mafe Carrascal, es un cráneo más sin cerebro, que parlotea las hostilidades del guión de la izquierda. Parece tener el país en el trasero, y no en la cabeza.

No se aburran, lo mejor esta por venir. Desde hace unos días le he venido haciendo seguimiento a los incendios que han afectado la ciudad de Cúcuta, Colombia, con una capa de polución que ha puesto a los habitantes en ascuas. ¡Oh Sorpresa! Cuando vi la publicación de la susodicha, con ansías de protagonismo, exigiéndole al gobierno de Iván Duque que intercediera para mitigar los incendios, que se originaban en Venezuela. Le rogaba, con sus dotes de salvadora, que hablara con el narcoterrorista Nicolás Maduro para actuar de manera concreta en la frontera. Un espectáculo de una ridiculez monumental. Tampoco le explicaron que, Nicolás Maduro, no es el presidente de Venezuela, es un líder de un cartel criminal, El Cartel de Los Soles.

Tomado de: Elfrente.com.co

¡Mafe, actualízate! La semana pasada, Maduro, ascendió a terrorista internacional, y hoy es buscado con todo el peso de la ley, para hacer justicia en Venezuela. Eso no fue lo mas ridículo, si hay alguien que tiene acceso casi directo a este narcoterrorista, es la izquierda colombiana. Si tenía tanto ímpetu de resolver la situación de los cucuteños, ¿Por qué no lo gestionó ella? No hay otro nombre imprentado en los billetes que financian estos movimientos sociales carentes de todo, Nicolás Maduro es el patrocinador de este clan.

En concreto, seria incoherente pretender que estas líneas fueran realmente dirigidas a Carrascal. Su amarillismo le genera una alta ganancia económica, de la cual goza, y nunca cambiará su parecer. Veámoslo como una reflexión social de sensatez, dirigida a quienes alimentan su día a día de tanto laconismo terrorista. No puedo desconocer que, aunque no concuerde con muchas cosas, la oposición tiene mentes brillantes; una cosa no tiene que ver con la otra, pero ¡No a Mafe Carrascal! Solo nosotros seremos las víctimas de permitir que estos actores digitales, supuestos salvadores de la sociedad, nos impidan el progreso que procuramos. Las redes sociales de Mafe Carrascal son lo más parecido a el portal de la Policía Nacional, solo denuncias. “¿Dios mío Dios Mío, por qué me has abandonado?”, sácame de este encierro de locura ¡ya!.

Un pensamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s