Yo perreo sola, la ilusión del aliado feminista

Autor: Mariana Herrera López

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

La semana pasada, en medio de la confusión y el miedo por el virus que mantiene a casi toda la población resguardados en sus hogares, el famoso cantante de reggaetón conocido como Bad Bunny publicó su nuevo video musical Yo perreo sola, un supuesto himno feminista; en pro de los derechos de las mujeres y celebrando la libertad y empoderamiento del momento. Sin embargo, el producto audiovisual no puede estar más alejado de su supuesto objetivo.

Caracterizado como mujer hipersexualizada, Benito Martínez no sólo dejó de lado a la mujer real que participa en la mayor parte de la canción, sino que hizo obvia su intención de colgarse de un movimiento social que ha ido en auge por América Latina en los últimos años.

Las opiniones, encontradas, han sido el tema de atención en las redes sociales estos últimos días; los más compasivos creen que poner un tema tan importante en la agenda de un género musical históricamente misógino y agresivo con las mujeres es lograr que el mensaje llegue a personas que, usualmente, no se interesan por el mismo. Por otro lado tenemos a los grupos feministas que reafirman su posición al declarar que ningún hombre puede ser feminista y los aliados (término que se creó para referirse a los hombres que apoyan la causa) no existen, y en un extremo tenemos a aquellos que le agradecen al cantante por su aportación “histórica” e “innovadora” en la música y los temas de género.

Tomado de: Marca Claro

Con letreros neón rezando insignias como “Las mujeres mandan” o “Ni una menos” el cantante deja clara su ignorancia o indiferencia total hacia el movimiento, pues dichas insignias, presentadas como mercadotecnia decorativa, son la representación de millones de mujeres que sufren, viven o mueren a manos del machismo y del sistema patriarcal, el mismo sistema que sostenido en el capitalismo permite a la industria musical, a la que pertenece Bad Bunny, lucrar con un movimiento social para su conveniencia.

Y es que vivimos en un mundo donde se le premia al hombre por actuar como seres humanos decentes; como pronunciarse en contra de la violencia o admitir mediáticamente que las mujeres no son simples pedazos de carne a disposición del hombre. Vivimos en un mundo donde si las mujeres actúan de la misma manera que sus pares masculinos se les tacha de inoportunas, exageradas o lunáticas. Vivimos en un mundo donde resuenan los halagos, los retweets, los likes y el dinero para un hombre que dice apoyar a las mujeres mientras baila obscenamente al lado de un mensaje que exige que no nos maten más.  

Tomado de: Youtube.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s