El covid es culpa de los gobiernos

Autora: Mariana Rojas Zuluaga

Twitter: @_LaPresidente
Instagram: @futurapresidente

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente de la autora y no representan la línea editorial del portal web.

Que juntos saldremos de esto, que si no nos cambia esto, ¿qué nos cambia?. Hay quienes quieren volver a la normalidad y quienes nos preguntamos “¿qué es la normalidad?”. Pues es lo que hagamos de ella. Es a lo que nos acostumbremos. Bien sea una rutina de cuidado, un ciclo de quejas, ir al trabajo, a estudiar y demás. Entonces si todo es tan surreal y tan abstracto, ¿qué hacemos encerrados en casa?. 

Muchos dirían que la mayoría de la población mundial está encerrada haciendo “aislamiento preventivo”(como se dice en España y otros países), “aislamiento social” (como le llaman los -gringos- estadounidenses), o mis favoritos el “aislamiento inteligente” (en Colombia) y estar  “manteniendo Susana Distancia” (en México); pero no es cierto, no somos la mayoría de los habitantes de la tierra quienes estamos #EnCasa. De hecho, la población Europea y Americana no suma la “mayoría” de a población. Es confuso ¿no? Porque la prensa nos muestra que cuenta una versión en la que el mundo está pasmado, como si se hubiese detenido y sólo avanza gracias al internet. 

Tomado de: jornada.com

Aterricemos los tres puntos que hasta ahora he mencionado: 1) El aislamiento afecta la salud mental, porque nos obliga a detenernos. Por un lado la naturaleza humana es nómada; hasta hace poco (en la historia de la humanidad) nos asentamos en un solo sitio; psicológicamente, cuando se nos dice “no” lo ignoramos, pero no es rebeldía, es instinto humano, esta palabra es inexistente en el cerebro. 2) Nuestros gobiernos -en especial los latinoamericanos- nos han sorprendido ingratamente con su irresponsabilidad; parece que los occidentales esperaban que los asiáticos controlaran el virus, que fueran tan rápidos como de costumbre y que no llegará el coronavirus. En principio se lo tomaron con una calma que hoy extrañamos, buscaron controlar desde la inacción y acabaron paralizados cuando ya el pico de la enfermedad ascendía de forma descontrolada; en la mayoría de nuestros países se tomar decisiones tardías y se manejó la crisis de manera errada. 

Tomado de: elpais.com

Por último y en este punto me quiero extender. 3) el manejo de la crisis es, por decir lo mínimo, vergonzosa. Además de tener una reacción tardía, la mayoría de los estados han fallado en los 6 de 6 puntos del manejo de crisis: a) los gobiernos no comenzaron MANTENER LA CALMA para reaccionar de manera adecuada, sino como parte de la estrategia de distracción; b) fallaron con el pilar de SER TRANSPARENTES al dar sólo parte de la información cuando la ciudadanía necesitaba certezas, seguridad y confianza; c) sin excepción los Gobiernos debieron FORMAR UN GABINETE con expertos que permitieran encarar la pandemia; d) muchos han perdieron el FOCO y hay dejado que situaciones coyunturales marquen la agenda, que el centro de atención sean las situaciones novelescas y no la emergencia (como dicen los españoles) o la más grande depresión (como la citan los estadounidenses); e) las DECISIONES que se tomen de ahora en más al respecto de los sistemas de salud (sanitarios) deben tomarse viendo esta pandemia como referencia. 

Tomado de: esciupfnews.com

La mayoría de expertos afirman la importancia de un sistema más amplio y con menos fronteras, uno más ágil. Los ciudadanos debemos ser más empáticos en la vida real y darnos cuenta del efecto que tiene el sencillo y poco valorado hecho de salir a la calle. Así mismo debemos responsabilizarnos y exigir a nuestros gobernantes respuestas eficientes y oportunas a situaciones como esta. No me parece arriesgado afirmar que nuestros gobiernos tienen la culpa de la altura de la curva, nosotros tenemos la culpa de la reacción tan lenta pero la comunidad internacional es la responsable por no haber escuchado el llamado de los países asiáticos a quienes tocó primero este virus que hoy nos tiene encerrados, quietos en casa en contra de nuestra voluntad y de nuestra naturaleza. Lo que nos queda es adaptarnos, como nos indica nuestra misma naturaleza. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s