De la paz al sometimiento

Autor: Felipe Cardona Mayo

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

El 30 de abril del pasado mes a las 24 horas, termino el Cese al fuego unilateral activo con el ELN en el que comunicaron, que su no prorrogación era consecuencia de la no reciprocidad comunicativa del presidente de la republica Iván Duque en cuanto a las propuestas de un posible dialogo, reanudando así las operaciones militares en todo el país. Sin embargo, el gobierno ha abierto la posibilidad de una mesa para el sometimiento a grupos vinculados con el narcotráfico como lo son las Autodefensas Gaitanistas o más conocidas como el Clan del Golfo, Disidencias de las FARC, Pelusos o EPL, ELN y de más estructuras armadas ilegales.

Todas las disposiciones reguladas bajo el decreto 601 del 28 de abril del 2020 con el que se faculta al alto comisionado para la paz, Miguel Ceballos, que converse con estos sectores irregulares para verificar si hay verdadera voluntad de dialogo y donde además cabe aclarar que no es un acuerdo de paz sino un sometimiento con condiciones judiciales más benévolas, lo que significa que sólo podrá hacerse de manera individual, pues no se está hablando de Paz o sometimientos colectivos sino rutas de dependencia judicial acordadas lo que conlleva a la entrega de información, reducción de penas y entrega de bienes.

Tomado de: lafm.com

Para acercarnos más a la realidad que hoy nos aqueja y a nuestra historia, es importante recordar que el sometimiento a la justicia que se ha utilizado en muchos países, ya ha sido empleado en Colombia a finales de los 80 e inicios del 90, como lo es el caso de entrega de Pablo Escobar a la justicia después de la culminación de la Asamblea Nacional Constituyente que dio paso a una serie de entregas individuales de sicarios pertenecientes a diversos carteles, cubiertos por una cadena de decretos legislativos, recordando sobre todo el famoso decreto 3030 de 1990 en el cual se decretaba que las personas que confesaran un solo delito no serían extraditadas por razones legales.

Pablo Escobar es recluido en una cárcel de envigado llamada la Catedral que en realidad parecía más un hotel de lujo del cual se fuga un año después, dejando el sometimiento a la justicia como un camino de impunidad lleno de retazos, del que después se nutriría también el Cartel de Cali y la Oficina de Envigado. 

Con estos precedentes, el  Ejecutivo quiere individualizar el conflicto que nunca ha tocado el Palacio Presidencial ni las grandes ciudades como lo ha hecho con el país rural durante años.

El pueblo pide paz a gritos, el pueblo no quiere que la paz sea solo un privilegio de aquellos que mueren por la verdad y por la justicia. Los departamentos, municipios, corregimientos, veredas, caseríos de esta nación huérfana no le piden nada más a los actores armados tanto oficiales como irregulares que empuñan la muerte dirigida por la avaricia de los altos mandos, que cese la violencia, que no asesinen a sus hijos, a sus padres, donde los abuelos piden tener nietos y no vengadores, donde los animales no piden ser marcados por la sangre de la inocencia y donde exigen los pobres que  puedan tener un futuro distinto, porque son los pobres los que ponen los soldados de todos los ejércitos, no existe ningún hijo de congresista, magistrado, juez, alcalde, gobernador, presidente que haga presencia en ejércitos antiguerrilleros en el Caquetá, en Santander o en el Guaviare, y eso es porque ellos se lucran de la guerra, los poderosos desvían los fondos públicos para la guerra, porque la guerra significa su supervivencia y su perpetuación en un cargo alquilado por la arbitrariedad. 

Tomado de: elespectador.com

El presidente pretende negociar tratamientos favorables en materia penal con combatientes, sin tener en cuenta que esta figura no funciono en el pasado y no tiene por qué funcionar ahora, una vez más les da la espalda a las víctimas. Víctimas que no se sienten protegidas por la fuerza pública, pue estos no son más que ayudantes de la criminalidad en ciertas zonas del país, la historia nunca ha pedido más que un proceso de dialogo para un posterior acuerdo en materia de justicia y verdad, y una vez más se les es negada por el ayudante del innombrable que asecha a la sombra de sus decisiones erradas.

El ELN una guerrilla de antigua, fundada en Simacota en 1965 inspirada por la Revolución Cubana, hoy tiene poder más allá de las fronteras y es necesario de que se le trate como actor armado y no como actor terrorista, pues el gobierno ha sido claro en expresar que su petición de sometimiento solo está señalado para los GAO (Grupos Armados Organizados) en donde se encuentra el grupo subversivo más antiguo del continente, que si bien ha cometido actos atroces en el pasado bajo una falsa consigna revolucionaria, alejándose de las posturas que marcaron su inicio, es preciso recordar que también hace parte del problema viviente y que nace con un sentido político que sabemos degenerado, pero que no podemos pasar por alto, además no se puede considerar que el procesamiento y exportación de cocaína de este y de más grupos son actos de desprendimiento de una paz que pedimos todos. 

Tomado de: semana.com

El narcotráfico no puede alegarse como un alejamiento del proceso, pues expresidentes, miembros de la fuerza pública, congresistas, funcionarios de la rama judicial y hasta el actual presidente se han beneficiado de sus aportes para conseguir poder. Ese negocio maldito ha permeado las instituciones y la vida nacional como no ha hecho otro y seria hipócrita seguir con el doble racero de la antimoral armada, cuando ellos mismos se han aliado para obtener riqueza del sufrimiento ajeno, invocando legalidad y argucias jurídicas, porque al parecer como se ha dicho en el análisis de León Valencia y Ariel Ávila sobre el nuevo decreto en Semana, este tiene dos propósitos: Atender a los acercamientos que se adelantan con Otoniel y el Clan del Golfo y responder con una evasiva a las presiones de la comunidad internacional y de las organizaciones civiles colombianas para que se avance hacia un cese bilateral al fuego y unas negociaciones de paz con el ELN.

Por eso pedimos una paz concertada colectivamente donde confluyan todas las vertientes del conflicto armado sin impunidad y contando la verdad a cada uno de los que tuvieron por destino habitar este territorio que no ha dejado de ver caer a sus hijos. 

“En Colombia son los jóvenes pobres los que mueren y las armas las que sobreviven” Jesús Abad Colorado. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s