Diario de un influencer

Autor: Mauricio Rusinque

Twitter: @MauroRusinque
Instagram: @mauriciorusinque
Facebook: Mauricio Rusinque

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Querido diario, hoy te escribo porque quiero ser el duque de las redes, tener un programa que se convierta en la casa de todos los colombianos… 

Un día decidí ser influencer, en ese tiempo se le decía youtuber; para ser uno de ellos, debía ver lo que realizaban. Todos saludaban dando gritos, repitiendo dos o hasta tres veces un mismo saludo, saltaban, se congelaban, el celular debía acercarse y alejarse de una forma que para mí buscaba marear al que me estuviera viendo, pero esas eran las condiciones para estar en este grupo de personas haciendo retos; retos que buscaban suscriptores, quitarse la ropa, untarse con gelatina, pegarte en alguna parte del cuerpo y que se viera que sentías dolor intenso, todo con tal de que nuevas persona se suscribieran a tu canal;  el sueño americano de las redes se veía distante, sólo un Garmendia lograría reunir miles y miles de seguidores en una feria del libro rompiendo récords de ventas y de asistencia a una feria de ese calibre sin ser escritor, ese sería el objetivo de esta ilusión.

Tomado de: azuanet.com

El día había llegado, tendría además de mi canal de youtube, un programa diario de una hora en prime time, eso quiere decir, en un espacio donde todo el mundo está conectado con la señal que transmitiría mi programa.  Algunos se preguntarán, cómo consigues un canal de youtube y además un programa en televisión en el momento en el que el rating es más alto.  Aquí en Colombia hay algo que se llama la rosca, y si tú no tienes una es muy difícil que logres algo. Mi padre tenía una de las roscas más importantes para conseguir tus sueños, él me consiguió todo lo que yo deseaba, así que hoy estoy por entrar a las grandes ligas gracias a mi padre.  A pocos momentos de que se encienda el bombillito de estar “al aire”,  todos están preparados, con varios asesores detrás de cámaras que me ayudan a decir lo que quiere escuchar mi público; hoy hablaré del futuro de mi canal, cuáles son nuestras expectativas, qué queremos lograr, quiénes estarán ayudándonos, de dónde sacaremos el dinero para estar siempre al frente del cañón cumpliendo para que nuestro espacio crezca mucho más.

Después de un día donde todos estaban atentos a lo que yo iba a decir como hijo de mi papi, vimos que el rating estuvo al máximo, algo nos decía que me iba a volver el ser más popular de Colombia; en una reunión después de una semana de transmisiones nos informaron que las personas estaban viendo cada vez menos nuestro programa, los comentarios en el canal eran que todos los días decimos lo mismo. Decidimos tomar decisiones; mi madre, que siempre estaba para consolarme, me dio un consejo que sería el que rompería con todo lo visto en estos espacio: salir con una chaqueta nueva que tuviera mi nombre y que dijera que soy el dueño de este canal, eso sería innovador, nadie lo había pensado hasta ese momento, la sacaríamos del estadio.

Tomado de: factorcapitalhumano.com

Una semana después los resultados se van al piso, ya nadie nos veía, la chaqueta impactó a simple vista a más de uno en mi equipo de trabajo, pero en el público fue un aviso de supremacía y perdimos suscriptores; uno de mis asesores, ante el fracaso que estábamos viviendo en ese momento, tuvo una conversación con mi papi, decidiendo que debía entregar parte del dinero recaudado en mi canal por las visualizaciones a mis seguidores; se corrió el rumor por todas las redes como la espuma, ese día en el que dimos a conocer esta ayuda le ganamos en rating a Los Ricos También Lloran, novela escrita por los libretistas más grandes que han tenido nuestro país, los Arrazola, escritores que tenían monopolizado el mercado hasta que el público se dio cuenta que todo era ficción.

Mis mentores, buscando que yo estuviera al frente de las cámaras, jamás me dijeron que estas entregas iban a ser un juego de marketing únicamente para que volviéramos a tener nuestra audiencia intacta, con tan mala suerte que se filtró todo el plan y las ayudas nunca salieron del canal generando un inconformismo general.

Tomado de: noesporpresumir.blogspot.com

Mi madre, al ver que todas las noches lloraba en mi cama, se me acercaba y siempre buscaba como hacerme reír, me decía que yo había nacido para esto, que mi padre haría hasta lo imposible con sus amigos para que yo así lo lograra, pero mi padre estaba muy ocupado en su finca.  Tenía sus propias preocupaciones; un capataz decidió montar una tienda sin su permiso, otros empleados, decidieron escuchar todos los chismes que los vecinos decían de su jefe, dándoselo a conocer a my daddy. Muchos problemas, dineros que entraban a la finca que se estaban desviando a otros lugares y eso a mi padre le molestaba bastante; pero con todos esos problemas, él siempre tenía tiempo para mis cosas, pues él tenía fe en que lo lograría y que mi público estaría conmigo.

Los meses han pasado, mi padre decidió comprar un curso de manejo de imagen con parte del dinero que él había designado para que no existieran problemas en el pueblo donde tenemos la finca, todo esto esperando que yo fuera popular y que todos me quisieran, aún mis profesores están esperando resultados. Veo mis transmisiones y ya quiero tirar la toalla, ni siquiera a mí me gustan mis videos, mis amigos en otros países lo han logrado, sus temas llaman la atención, les comparten sus videos, les dan likes, pero a mi no. No sé si fue la idea de mi novia de que me pintara el pelo para verme más hipster, tal vez fue eso, yo sólo espero que esto termine, que vuelva la normalidad, quiero volver a ser ese personaje anónimo que le gusta el fútbol, tocar la guitarra con mis amigos sin tener preocupaciones.

Hoy no sé qué decir en mi programa, anoche mientras miraba el techo de mi cuarto decidí terminar con todo, voy a despedirme sin decirle nada a nadie, tal vez es lo mejor para todos, quiero ya que mi coordinador de piso diga “fuera del aire”, para irme a jugar un rato con mis amigos que están en vacaciones hace varios meses, no hacer nada con ellos; mi papi va a estar triste, pero él puede solo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s