El vivir y ser latino

Autora: Yakellys Arellano

Instagram: @kellysyll

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente de la autora y no representan la línea editorial del portal web.

Parece que nacer latino significa salir del vientre materno con una etiqueta en la frente que dice “luchador”. Vivir en Latinoamérica es toda una aventura, desde el momento que pisas tierra patria hasta el momento que eres enterrado en esta, los retos no dejan de llegar.

Puede sonar exagerado, e incluso, muchos dirán que no es tan malo como se dice. Pero el olor a sudor y sufrimiento del trabajador de clase baja que busca el mínimo para llevar de comer a su casa dice lo contrario, la madre, cabeza del hogar que decide vender minutos en la esquina de su cuadra para alimentar a sus hijos dice lo contrario y el estudiante que se mata, que se levanta 3 horas antes de empezar clases y camina kilómetros por el deseo de educarse, dice lo contrario.

Sin embargo, hay momentos en que el hambre, la corrupción y el esfuerzo valen la pena. Donde ser llamado latino es un motivo de orgullo, no una cruz pesada que se carga a media máquina. La diversidad cultural desde México hasta Chile, pasando por islas y provincias, abre el cuestionamiento de cómo es que hemos sido encasillados en un mismo estereotipo por años; todos comemos tacos, bailamos cumbia o salsa a la perfección, en las familias probablemente hay un vendedor de drogas o alguien en la cárcel, en nuestras venas corre tequila en vez de sangre y muchos vivimos en una jungla ¿familiar, cierto? 

No es de extrañar que todas estas asociaciones a la cultura latina existan en los grandes programas de entretenimiento estadounidenses ¿Es que nadie se toma el trabajo de distinguir entre un mexicano y un colombiano? ¿Entre un cubano o un puertorriqueño? ¿O será, probablemente, que es más fácil poner etiquetas a más de la mitad de un continente, para que seamos lo mismo y poder vendernos a su antojo?

No es que esté  en contra de los yankees o mucho menos, pero creo que a lo largo de los años, han sido perpetuadores del despojo cultural y de identidad de todo un pueblo. La representación casual como narcotraficantes, novias celosas, el único estudiante latino que habla poco inglés o el jardinero pobre en series y películas, ha hecho que millones de personas sientan que no pueden ser nada más: hay que encajar. 

Este fenómeno también ha dado paso a que cada vez más personas cuestionen lo que consumen. Señalar al televisor y decir: “Ese no soy yo.” Además, ha permitido que dentro de los países latinos se forme un movimiento que busca la representación más allá de lo habitual. Es un sentimiento que hierve a fuego lento, que poco a poco va cocinando un reconocimiento de lo que somos y la voz que tenemos. No necesitamos que otro muestre lo que, supuestamente, nos identifica, nosotros podemos. Producir contenidos audiovisuales o escribir y debatir opiniones que refuten la idea de que los latinos somos pobres indefensos y necesitamos la ayuda de un salvador, es clave para crear conciencia.

Tomado de: quizlet.com

La diversidad cultural nos identifica más que la droga. Debemos reconocer que además del tequila, hay guaro y hay ñeque. Que además de tacos, hay arepas de huevo, arroz de coco, calentao’, empanadas, arroz con gandulez, asados y lechón. Que no solo hay café (aunque sea una maravilla), también hay mate y té (para el que no lo crea). Somos sociedades que respiran y gritan a plena voz, no caminamos en la selva sin razón, aunque tengamos ese maravilloso regalo de la naturaleza. La salsa y la cumbia mueven nuestras caderas, pero también lo hacen el tango, el merengue, la champeta, la bachata e incluso el rock en español. 

Ser latino es más que las pocas características que nos imponen a millones, pero que poco a poco derrumbamos y reconstruimos con talante. No hay ni habrá lugar que forme carácter y te haga cuestionar tu alrededor más que tierra de esclavos. No hay lugar que represente la lucha de personas por emerger de la miseria que esta porción del continente. Y la valentía y el esfuerzo con el que muchos salen adelante es lo que merece ser representado. Nacer, vivir y morir en Latinoamérica no es un castigo, es una bendición. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s