Barbarismos a la colombiana

Autor: Mauricio Rusinque

Twitter: @MauroRusinque
Instagram: @mauriciorusinque
Facebook: Mauricio Rusinque

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

En Colombia, según las regiones,  existen diferentes formas de comunicarnos, tantas, que los habitantes de cada ciudad podrían crear un diccionario para saber lo que dicen entre ellos.

A medida que los años han pasado, algunas palabras se han convertido o mutando en otras formas para el lenguaje; palabras traídas de otros países terminan siendo apropiadas a un español que no le cierra la puerta a un posible barbarismo en nuestra lengua.  Estos barbarismos van desde una forma mal dicha de una palabra enseñada desde nuestra niñez o una forma adquirida por extranjerismos para sentirte más cool ante tus amigos. 

Tomado de: desmotivaciones.es

La marca más conocida de zapatos deportivos puede estar enmarcada dentro de lo mal dicho, mal pronunciado o mal aprendido: mucho dicen nique, naik, naiqui. Todo cabe dentro de la forma que te hagas entender para los tuyos, si son más internacionales o más criollos, te pueden aceptar cualquiera de estas marcas. 

El error más típico en el que muchos caen es el de hablar con palabras anglosajonas y quitarles el plural en tu país, por eso algunas personas al escuchar la siguiente frase subirán inmediatamente una de las cejas para indicar la desaprobación del garrafal error: “Me quite el teni en la clase de deportes”. Tenis es una palabra que viene del extranjero y denota su plural al momento de tener los dos, pero cuando tienes uno solo sigue siendo el tenis, aunque no lo creas esta es la forma correcta de decirlo, tenis. Deja que el teni exista en la más oscuro y profundo de lo mal dicho.

Si nos seguimos sumergiendo en lo paranormal del español hablado, o de la forma en que un colombiano se hace entender, encontramos una frase con una palabra inexplicable para algunos: “Nos vemos en el ronpoin”. Romboi o rompoy podría ser la mezcla de una bebida con alcohol y una nueva moneda. Otros dirían “Nos vemos en el romboy”; si aplicamos la raíz de lo que escuchamos podríamos vernos en el cuarto del niño, pero en realidad el punto al que quieren llegar es un sitio determinado de una glorieta, ¿por qué no hablar sencillamente?, ¿por qué enredarnos diciendo ronpoin o romboy cuando hablamos del punto de rotación de los automóviles?: el round point. 

Nuestras familias han querido siempre parecer de un estrato social diferente, por lo que las palabras traídas de fuera son protagonistas sin saber que se están pronunciando mal, como por ejemplo el closet de nuestros padres, lugar donde guardan su ropa;  por el resto de nuestros días será el sitio que ellos quieran, así que la forma en la que ellos lo llaman será más un título de una película de Natalie Portman, que un guardarropa, “closer”. 

Volviendo a nuestra reflexión de hablar el español de forma más sencilla, ¿por qué no decir chiffonear o guardarropa? en mi casa siempre será el closer; el lugar para conectar cualquier electrodoméstico en este mundo de extrañas palabras será el enchufle; para no confundir a nuestra audiencia la forma correcta es enchufe, como el canal peruano Enchufe TV, para que lo puedas recordar mejor y al pronunciarlo lo digas bien “enchufe el cable del televisor.”

El calor, según la Real Academia de la Lengua, es masculino aunque muchas personas lo consideren femenino. Es una de las palabras que hace que las personas frunzan el ceño al momento de escucharla: la calor. Al momento de sentirla, debemos tener cuidado cuando intentemos sentirla en femenino, para deleitarnos en masculino. 

Tomado de: memegenerator.es

Grupos de personas al referirse a diferentes ejemplos, dicen “en base a”, cuando el término correcto es “con base en”. Un profesor de mi colegio siempre nos dijo “La forma correcta de corregirnos es pensar que el único en base para usar en frases era el en…vase de alguna bebida, de resto no”. Otros barbarismos que escuchamos por problemas de dicción o de aprendizaje son: el ataúl cuando quieres decir el ataúd, refiriéndonos a ese cajón de madera donde dormiremos el resto de nuestras vidas; el haiga es usado para indicar el haya, de existir; el mismo profesor que me enseñó lo del envase, me dijo un día: “Sólo se dice haiga cuando en la frase hay una galleta, hay-ga-lleta” de esta manera nunca más se les olvidará. El columbio es esa silla que está amarrada a un árbol, pero en realidad se dice columpio, nos meceríamos mejor en un columpio que en un columbio

Son un sinnúmero de palabras que no se pueden catalogar de correcto o incorrecto, entre apropiado o inapropiado a un contexto, hablar mal o bien es relativo según el uso; si estás con tus padres y ellos te entienden pues tendrás un teni en el closer que consiguieron en la esquina del rompoin. Todo es relativo, desde que nos podamos comunicar y no exista alguien que levante su ceja y se sienta incómodo por nuestros barbarismos.  Podemos ser los más atenidos a un nuevo lenguaje; dejar que la influencia nos alimente para buscar nuevos significados y de esta manera ampliar nuestro espectro a una mejor parla para tener un mejor parche, sin dar papaya frente a lo que se dice para así ganar algo de luka y ser bien chimbas en un futuro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s