Claudia López y su República Independiente de Bogotá

Autor: Aldumar Forero Orjuela

Twitter: @AldumarForero1

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

La crisis del COVID-19 para Claudia López fue lo mejor que le pudo haber pasado en el corto periodo de su administración distrital. Acordémonos que la señora alcaldesa ganó las elecciones distritales con un discurso totalmente confrontacional con los demás sectores de la sociedad, con el único objetivo de dañar al contrincante y de favorecer a costa de lo que fuera, incluso con difamaciones, su imagen política. Claudia en el poder, quiero decir, en la Alcaldía de Bogotá, no ha hecho otra cosa que culpar a los demás para que quede “limpia” de todo pecado, ella es la de la frase, “tiro la piedra y escondo la mano”, y esto en política es fatal. Los ciudadanos no somos idiotas y pretender que nosotros no nos damos cuenta de lo que hace es subestimar al constituyente primario. .

Han pasado tan solo cinco meses y la alcaldesa Claudia López no ha hecho  nada, no ha implementado absolutamente nada, pero si alardea en los medios de comunicación que por cierto están a su servicio, que ella y su administración distrital han hecho todo lo posible con sus expertos en cada secretaría. Lo que dice la señora alcaldesa de Bogotá es debatible en diferentes puntos de vista. El hecho de ser la primera regidora de la capital de la República no es excusa para decir que ella hace todo y que los demás deben como fieles sirvientes hacerle caso. Muy estudiada – eso no se lo negamos ni se lo quitamos – pero para gobernar no solo se necesita conocimiento teórico e intelectual, merece una revisión al sentido común del pueblo, los ciudadanos no debemos por qué saber qué es lo que piensa ella sobre un tema en particular, lo que los ciudadanos quieren es que se les resuelva el problema, la tecnicidad y la elaboración de las políticas públicas se hacen “tras bambalinas”. Para decir que la señora López no ha hecho nada por la ciudad y se ha convertido en una demagoga y una populista a carta cabal. 

El señor presidente de la República, doctor Iván Duque en medio de la pandemia por el coronavirus ha buscado todos los medios posibles para que el pueblo de Colombia no colapse ante esta crisis, y ha tomado las mejores decisiones posibles para contener la expansión del virus chino; mientras que la administración de Bogotá se ha encargado en abrir un debate en torno a las ideologías políticas. ¡Por Dios!, esta señora está en la Alcaldía – el segundo puesto político más importante del país – y solo piensa en hacer campaña a la presidencia para el 2022 y en hacer publicidad barata mintiéndole a los bogotanos de las ayudas prometidas por ella ya se han entregado. Creo que la señora alcaldesa en su estudio en Ciencia Política no le enseñaron, o no quiso aprender que cuando se está en un cargo público se está hasta el final porque pensar en nuevos cargos en el mediano plazo solo desvía la atención del trabajo que en realidad debe hacer. Ella ha tomado la opción de hacer política desde un cargo público, lo más detestable y horrendo de la política, aparte de la corrupción y la deslealtad. 

A todo lo expedido por el presidente Duque la alcaldesa Claudia López le pone problema, algo le tiene que encontrar de malo para después lanzar alaridos en medios de comunicación diciendo que el presidente está tomando malas decisiones, que va a condenar al pueblo al desastre y demás sandeces que salen de su boca. Es tan politiquera y tan irracional que le pone problema a que la economía – en este caso de Bogotá – reabra, para ella eso es una abominación. Me pregunto si las personas van a estar en sus casas indefinidamente, sin comer, sin trabajar, sin libertad. Al parecer ella le gusta jugar a mandar en la ciudad como si fuera un país aislado, donde es la presidenta y nadie puede controvertir lo que dice, parece que anda en un sueño comunista, juega al comunismo en Bogotá al no dejar salir a nadie e impidiendo que las personas salgan a trabajar. 

Afortunadamente Bogotá no es una república independiente, es una ciudad capital que tiene leyes que debe cumplir, que depende en estos casos de emergencia económica de lo que expida el presidente. Entonces la alcaldesa Claudia López debe bajarse de esa nube donde pretende ser la presidenta de un país imaginario, le aconsejo que vaya dejando de soñar e ilusionarse con ello  porque las decepciones en la realidad duelen mucho. 

Adenda: El senador Roy Barreras pretende demandar a todo aquel que lo haya criticado, pues tendrá que demandar a medio Colombia entonces. Quiere acallar las voces libres, se imaginan, tenemos a un senador que quiere eliminar la libre expresión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s