El olvido de la ‘Ñeñe política’ por parte del Centro Democrático

Autor: Alfredo Ortiz Navarro

Instagram: @alfredoortiz9
Facebook: Alfredo Ortiz Navarro
Twitter: @alfredo_ortiz7

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal

En estos últimos meses, bastante se ha hablado del Coronavirus; de contagiados, de personas que salen a la calle irresponsablemente y que no toman las medidas necesarias de aislamiento preventivo. El Gobierno Nacional sobre todo, se ha encargado de desmenuzar este tema realizando reuniones diarias que son transmitidas desde la Casa de Nariño por el canal RCN, en las que se hacen discusiones con invitados y se brindan datos sobre el COVID-19. 

La estrategia de Duque para estar presente en la retina de los colombianos es inteligente, ha aprovechado muy bien esta situación para elevar su imagen mediante estos programas y ha sabido retomar una referencia muy interesante como lo es “Aló Presidente”, espacio que tenía el ex presidente y dictador Hugo Chávez en la televisión venezolana; que tuvo una duración de más de 12 años (entre 1999 y 2012). 

Ahora bien, todos los días el presidente da la cara a los colombianos para hablar del Coronavirus, pero deja a un lado un tema muy importante, el de la Ñeñe Política, una olla que lastimosamente explotó en el momento equivocado. Las razones por las que esta noticia no tuvo mucho auge en los medios masivos colombianos, fue la desenfrenada expansión de la pandemia del COVID-19, y porque claramente, el gobierno no iba a hacer frente a este tema por simple conveniencia.. 

El Gobierno Duque es especialista en ignorar temas esenciales, y aunque ahora está “dando la cara por los colombianos”, durante estos casi dos años de mandato, ha dejado pasar varias investigaciones en su contra. Quiero puntualizar la declaración de Aida Merlano, que pasó desapercibida en cuanto a ejecución, esclarecimiento e investigación. La Fiscalía ignoró completamente todas las acusaciones que la exsenadora hizo en el mes de febrero frente a la Revista Semana, en donde argumentó que el Presidente Iván Duque estaba detrás de las personas que querían asesinarla. 

Tomado de: infobae.com

Y ahora, una vez más, ignora el tema de la Ñeñe Política en un momento tan crítico como el que estamos viviendo. La Fiscalía General de la Nación puso en marcha una nueva investigación en contra del senador Álvaro Uribe Vélez, por presuntos nexos con Ñeñe Hernández, narcotraficante y ganadero, que presuntamente giró dinero para la compra de votos en la segunda vuelta presidencial, a favor de la campaña del ahora presidente Iván Duque. 

Dicha investigación se originó gracias a una interceptación que realizó la Fiscalía en compañía de la Policía, en la que se mostraba la llamada de José Hernández Aponte, alias “Ñeñe Hernández”,  hablando con un ganadero de la costa colombiana y una mujer desconocida. Por su parte, Uribe Vélez señaló a María Daza, integrante de su Unidad Legislativa en el Congreso, de haber sido aquella mujer que se escuchaba en la llamada interceptada. 

El Centro Democrático recurrió una vez más a su táctica especial de culpar a la izquierda colombiana, por sus presuntos hechos de corrupción. En una carta, el partido señaló que todo es un complot de quienes no están de acuerdo con la gestión de Duque y en contra del Senador Álvaro Uribe Vélez. 

Esta manera de responder, que ya es rebuscada, no funciona para una opinión que está cansada de escuchar lo mismo. Al Centro Democrático y a sus dirigentes les hacen falta los pantalones, que dicen tener cuando realizan campaña política, para afrontar todas las investigaciones que se le acusan, y lo peor es que ayudan a incrementar la falta de crítica en todas las personas que creen en su forma de gobernar. 

Ni el expresidente Uribe, ni el Presidente Duque, ni el Centro Democrático, han dado una respuesta certera que responda todos los interrogantes que tiene la Fiscalía y un grupo de periodistas independientes. Este caso se suma a muchos que quedan en el olvido por falta de responsabilidad y por las presuntas influencias que existen en el poder. 

El Presidente Duque, se refirió a este tema y negó rotundamente haber tenido nexos con este narco, cuando las fotos muestran otra cosa totalmente distinta; abrazos, manos estrechadas, sonrisas de oreja a oreja, y encuentros en campaña. ¿Es posible que Ñeñe Hernández haya puesto los dineros para la campaña de Duque a sus espaldas? ¿Podrá el Presidente referirse a este tema en los próximos días y dar todas las explicaciones pertinentes? ¿Tendrá Duque los pantalones para afrontar todo lo que se le venga encima? ¿La Fiscalía responderá positivamente para el esclarecimiento de esta investigación?

Son estas interrogantes las que se plantea más de uno en este tiempo de confinamiento. Los posibles nexos con un narcotraficante de la talla del difunto Ñeñe Hernández pueden reafirmar la cara que tienen la mayoría de representantes del Centro Democrático ante la sociedad colombiana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s