¿Emoción o razón?, ¿ciencia o arte?

Autor: Brayan Latorre

Instagram: @brayan_la_torre
Twitter: @BrayanLatorre

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Es irracional decir qué emoción y razón pueden estar aparte como muchos piensan, ya que según las afirmaciones y los estudios del psicólogo, Bernardo Peña Herrera, relacionados con el postulado del modelo cognitivo que propone la psiquiatra, Judith Beck, primero es el pensamiento y luego la emoción; y aunque es evidente que no todo pensamiento es racional, desde el punto de vista de lo que se comprende como lógico, son los pensamientos los que nos hacen seres racionales y de ellos dependen directamente nuestro raciocinio y todos nuestros comportamientos sociales que hacen que nos cataloguen como animales o  humanos al momento de insultarnos o  alabarnos: ¡eres un animal!, ¡eres un gran ser humano! Todo por el comportamiento, por las obras. Pero estas provienen de lo más profundo de nuestra mente y de nuestro subconsciente, se hallan allí en espera a ser manifestadas poco a poco como causa de los pensamientos a los cuales corresponden. 

Ahora, si aplicamos dicho postulado, en el arte no priman las emociones ni la pasión, pero tampoco la razón que es la base de la ciencia; sólo prevalece la unión de las dos con el fin de construir una mejor sociedad, que sea más y mejor pensante, que no se deje engañar por las ilusiones del falso lenguaje ni tampoco por el fanatismo de frívolas razones que no lleven a hechos, porque estos son el arte en sí; aunque sólo aquellos que mejoren el mundo jugando con la razón y con la emoción de construir una  sociedad mejor, a través de esa pasión que dan las buenas ideas y viceversa; por ejemplo, el principio de Arquímedes que le originó su sobresalto artístico: “Eureka”, la idea de hacer algo nuevo cada día, “no sabría qué decirte, hay tantas formas y es mejor así, no es que no quiero que me plagies, sólo que no quiero matarte la creatividad, eres tan creativo que no necesitas guía”. 

Tomado de: es.dreamstime.com

Y así es cómo transcurrimos en el camino que define nuestra convicción, que va más allá de un simple gusto y que se define por una pasión plena: producto de la unión entre razón y emoción. Por lo anterior es que la relación entre arte y ciencia es grande, especialmente en su fin de proteger la integridad humana de cualquier virus (tanto físico tal como el desafío actual del COVID-19, como de cualquier peste intelectual), de cualquier mal como lo es la prolífera ignorancia en la que vive la generación actual que no reconoce de manera suficiente la importancia de la ciencia y del arte como pilares y agentes de cambio para el bien humano, pues sólo una minoría lo hace y de la forma sustanciosa en la que se debe, con lo cual la mayoría le da más relevancia al uso ocioso de la tecnología que a aquel que les da la oportunidad de aprovechar las grandes ventajas que (a través de ella) la ciencia permite a la humanidad en la actualidad. Si esta tecnología la hubiesen poseído antiguos o incluso intelectuales del siglo pasado, su rendimiento seguramente hubiera sido aún más fenomenal; sin embargo, ¡quién sabe!, porque los genios siguen existiendo, sólo que su emoción y necesidad de diversión ilusoria y de mal provecho siempre les ganará su riqueza de voluntad y disciplina, con la que obtendrían el aporte significativo que todos como seres humanos debemos dejar antes de morir, pues para eso vivimos. Aunque sean sólo la minoría los que logren pasar a la historia por asumir dicha responsabilidad que, reitero, todos tenemos como humanos, seres no sólo emocionales, sino también racionales o viceversa; pienso algo que muchos conocen en su sentido, pero que a mi manera deduzco y afirmo: “Sin pensamientos, no hay emoción, sin estas no hay errores, por eso los animales no son pecadores”. 

Tomado de: filosofiavegana.blogspot.com
Tomado de: es.dreamstime.com

Como conclusión ¡Piensa con la cabeza y no con el corazón!…te lo aconsejaría, más sólo como una persona del común, porque es sólo eso: un dicho popular, no un enunciado científico ni racional como el postulado mencionado desde el principio con el que nos damos cuenta que separar la mente de las emociones no es posible, sólo manejar la interdependencia entre ambas, lo cual define la inteligencia emocional y si esta se estudia y se aplica, entonces será la solución y no la utopía de pensar con la cabeza y no con el corazón.

Por último, el ejemplo esencial y más práctico en el que ciencia y arte se unen es el de las matemáticas (madre de las ciencias), con la belleza inspiradora de la Geometría y además resalto que la ciencia se construye a base de las manos, de la creatividad, así se han hecho los inventos y ha progresado la tecnología, y los artistas sin razón, no tendrían cómo justificar su imaginación. Por lo que no debe primar ninguna tendencia artística o científica bajo ninguna razón ni mucho menos bajo ninguna emoción, porque podemos decir: “es que esta forma de arte es más bella que esa otra porque me gusta más”, pero primaría la razón y  a la vez la emoción que la justifica y viceversa y así sucede con cualquier tendencia, siendo esta la prueba más sencilla y lógica de cuán relacionadas están la una con la otra y por ende el arte y la ciencia, uniéndose en un punto de equilibrio que las hace prácticamente lo mismo.  

2 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s