Latinoamérica: herencia musical para el mundo

Autor: Luis Carlos Santos Vargas

Instagram: @luis_carlosvargas
Twitter: @luis_carlosva

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal

Entre las mejores expresiones de cultura que han existido en estos días, la música es la que se ha destacado de una forma singular; y no solamente porque los artistas se han dedicado a sacar varias canciones referentes a la situación de pandemia, me refiero más al hecho de que mediante esta expresión se han demostrado historias de esperanza, de tolerancia, de amor y de justicia, ya sea desde un  balcón, desde la ventana o desde la calle se pueden observar, sentir y escuchar tales  sonidos que van llenos de energía y de entusiasmo para seguir enfrentando con paciencia estos días.

Es precisamente el confinamiento aquel que ha permitido que estas expresiones tengan un valor más significativo; y es que desde que empezó la cuarentena, la vida nos ha dado un giro de 180° y el cambio ha sido brutal: los conciertos, los festivales, las presentaciones, las reuniones y las fiestas se han cancelado por un largo rato y ahora nos toca conformarnos con un equipo de sonido, unos duraderos parlantes y unos audífonos muy funcionales, ya que es a través de estos que la música ingresa a nuestra vida y le da un tinte distinto, permitiendo así una construcción constante de una versión mejorada de nosotros mismos.

Entre lo nuevo y los grandes éxitos del ayer nos la pasamos todos los días, en cada casa al menos un miembro de la familia recuerda el valioso valor de la música, la depresión y la angustia se cambian por otros sentimientos, la alegría y la euforia tienen otros valores que trascienden nuestros oídos y llegan a la mente como dosis de dopamina, nos transforman, nos entusiasman y nos generan otra forma e ilusión de vida. Nosotros como colombianos tenemos una riqueza musical invaluable que se  nutre día a día por diferentes ritmos, tradiciones e historias, somos una mezcla raizal de indígenas, mulatos, negros, blancos, mestizos, rolos, paisas, costeños, llaneros, caleños, boyacenses y muchos más, y esto genera que nuestra imaginación vuele y se genere música que influye en historias llenas de letras y melodías, que en estos momentos nos hinchan el corazón de orgullo y nos motivan cada día a cultivar más aquellos talentos que surgen en cada rincón y pedacito de esta tierra.

Pero indudablemente no podemos dejar a un lado, a una cultura latinoamericana que construyeron nuestros antepasados donde ellos indudablemente también erigieron una herencia musical que aún perdura en cada una de las regiones y países de nuestro continente guardando de cada una, la esencia y la mezcla tradicional que construye himnos que aún hoy en día seguimos escuchando, bailando y cantando perdurando por los siglos como una riqueza invaluable que vale la pena cuidar y mantener no solo en nuestras épocas de cuarentena, sino también en cualquier momento de nuestra vida. 

¡Viva la cultura latinoamericana! Esa misma que en muchas ocasiones es olvidada por nuestros gobiernos centrales, esa misma que hoy también sufre las consecuencias de esta situación tan particular, esa misma que ha revivido esperanzas a través de nuestras ventanas y que hoy pide a gritos ser escuchada y valorada, no la olvidemos y mantengámosla como una prioridad siempre, luchemos en defensa de la misma e incentivemos políticas que motiven a la perpetuidad de nuestra historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s