Las risas de la tragedia

Autor: Cristian Camilo Perico Mariño

Twitter: @cristian_perico
Instagram @cristian_perico

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no definen la línea editorial del portal.

Las redes sociales se han convertido en el vertedero de pensamientos de los usuarios. El tipo de contenido publicado es la representación más pura del que publica: de lo que le disgusta, divierte e interesa. No obstante, conocer tanto a las personas suele llegar a ser decepcionante. La deshumanización e indiferencia del otro en nuestro país ha llegado a escalas crueles.

La explosión de un camión cisterna tras sufrir un accidente en el Troncal Caribe, en el corregimiento de Tasajera, municipio de Pueblo Viejo, Magdalena; que hasta ahora ha cobrado la vida de 30 personas y ha dejado más de 50 heridos, avista la displicencia de muchos frente a actos desastrosos. Según el testimonio de Manuel Cataño, conductor del automóvil, el hecho se ocasionó presuntamente cuando dos personas, de los más de 80 que estaban sacando el vehículo que transportaba gasolina, intentaron robar la batería. El suceso ha acaparado la portada de periódicos y ha sido motivo de memes en cuentas donde se les hace graciosos reírse a la costa del dolor ajeno.

Tomado de: latimes.com

Sin embargo, algo que han omitido los comediantes de la desdicha es el contexto mínimo indispensable del sector y sus habitantes. No hay que ser sociólogo para intentar dimensionar el actuar de los pobladores de una de las zonas más vulnerables de la costa colombiana. Hablamos de un municipio pobre que no cuenta con cobertura de servicios básicos como agua potable, alcantarillado y luz, donde sus cerca de 33 mil habitantes dependen de la ahora debilitada producción pesquera artesanal en la Ciénaga Grande de Santa Marta, donde los políticos no tienen presencia si no es período electoral y donde al parecer la idea de robar es más por necesidad que por avaricia; contrario a lo que juzgan muchos.

Esta desventura es el resultado de la cadena de falencias que se tienen en las zonas periféricas de Colombia, donde el Estado no garantiza a sus nacionales condiciones mínimas de supervivencia ni oportunidades para progresar, donde los derechos humanos están postergados a las clases de ciencias sociales de los pocos que tienen acceso a la educación, donde nacer es estar relegado a la pobreza y al abandono de la dinámica y el orden social oficial. Se razona que el fin no justifica los medios o, por lo menos, es lo que éticamente hemos aprendido; a pesar de ello debemos entender que el raciocinio es una actividad que con hambre no va. No se puede exonerar a las personas por la imprudencia de su cometer, pero juzgarlos severamente, al punto de reírse de su muerte y denominarla “depuración necesaria” es desproporcionadamente superficial, insensato por no pensar en qué los llevo a ello y deja en evidencia la situación de privilegio de muchos internautas. 

La desdicha de las familias de las víctimas es la derivación de la cultura del vivo instaurada en Latinoamérica, enseñada en el colegio de las calles y la universidad de la escasez; las expresiones de desahogo desnaturalizadas y egoístas, de algunos navegantes de las redes, vislumbra la empatía selectiva al calificar como ciudadanos de segunda clase a aquellos, que al estilo de los huachicoleros de México, intentaban contrabandear gasolina para recibir algo de dinero a cambio y llevar algo de comer a sus casas, porque el hambre no da espera y más en tiempo de pandemia.

2 pensamientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s