De excusarse para comer animales

Autora: Gabriela Zepeda

Twitter: @lagabyzepeda
Instagram: @lapremionobeldeliteratura

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente de la autora y no representan la línea editorial del portal

No son nuevos los movimientos que buscan cambiar la forma de vida para preservar nuestro planeta y nuestro medio ambiente, son conocidos los implementos como el usar bolsa de tela, cubiertos reutilizables, tuppers, copas menstruales, toallas y pañales de tela, y lo que más ha causado controversia: el veganismo y/o vegetarianismo. 

Tomado de: @fullyveganchris

Estas dos últimas parten, sí, desde el buscar reducir la contaminación, pero principalmente de dejar de ver a los animales como alimentos y darles el trato de seres vivos. La ganadería se relaciona directamente con la tala de árboles, lo que agrava el calentamiento global, además de que afecta a ecosistemas enteros y diversos, como el Amazonas o los océanos; además de ser una de las causas del trabajo en condiciones inhumanas, sin hablar claro, del sufrimiento del animal que convertido en alimento. 

¿Todo esto vale los cinco minutos que tardas en comer lo que tienes frente a ti? ¿Todo eso vale el vaso de leche proveniente de una vaca, que fue violada para convertirse en madre a la cual después la separaron de su becerro (y dependiendo de si era macho o hembra, decidieron enviarlo al matadero o criarla como vaca lechera) y ahora ordeñan bajo condiciones de tortura? 

Se ha argumentado que los cerdos, las vacas, los pollos, los patos, los pescados y cualquier animal que esté normalizado para comerse son precisamente para eso, y que al contrario de las mascotas, deben pasar por procesos inhumanos y sufrimiento para brindarnos nutrientes. Noticia: todos estos animalitos no son diferentes a la mascota que alegra tus días y por la cual pagas montos de dinero para evitar que sufra; creer esto solo te hace tener una posición especista.  Además, se ha dicho que el llevar este tipo de vida es un lujo y privilegio, y, claramente, sí es un lujo y un privilegio, pero para todos aquellos animales que no han sido asesinados y torturados.

Tomado de: @conciencia_vegana_

Es tonto hablar del “privilegio” que esto simboliza cuando se derrocha el dinero en otras cosas, como en ropa fast fashion, en artículos que se hicieron en fábricas bajo las largas jornadas laborales, en platillos de restaurantes caros y “de posicionamiento social” o en mantener a las mascotas con vida pagando exhorbitantes cuotas del veterinario. Las excusas sobran cuando se trata de justificar nuestro placer, ¿o no las hemos visto ya en otras ocasiones?: “estaba borracho”, “ella me provocó”, “su falda era muy corta”, “la golpeé porque me enojé”, es ilógico pedir el respeto hacia nosotres mismes si no respetamos a las especies que co-viven con nosotres. 

Te invito a ti, quien lee esto, a reflexionar honestamente el porqué has estado excusando tu consumo animal, a sentir empatía con los más vulnerables y si te es posible, reducir el consumo de productos provenientes desde la violencia especista, pues además de llevar una dieta excluyente de todo los productos animales, la mejor forma para ayudar es reducir las cantidades ingeridas. Si antes comías carne todos los días, ahora hazlo solo dos, también puedes suplir alimentos como leche de vaca por leche vegetal y principalmente: puedes iniciar con sentir empatía y respeto a vidas que no son la tuya. 

Tomado de: @conciencia_vegana_

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s