Lecciones del Parlamentarismo Español

Autora: Mariana Rojas Zuluaga

Twitter: @_LaPresidente
Instagram: @futurapresidente

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente de la autora y no representan la línea editorial del portal web.

Señalar la democracia en la que uno no vive y entenderla es una labor que parece fácil para los estudiosos, pero para quienes vivimos en una u otra democracia y podemos participar en ella es un poco más complicado; no sólo por el hecho de que hay una relación directa con el sistema, sino porque hay agencia y esa agencia hace compleja la interpretación.

Volviendo a lo sencillo;  quiero aterrizar un par de virtudes que he visto en la democracia española y destacar el porqué de llamarlas virtudes. La primera es sobre el rendimiento de cuentas del ejecutivo al legislativo (estoy al tanto que el segundo designa a la cabeza política del primero y que el sistema tiene como centro el Parlamento con sus cámaras). Sin embargo,  me parece fantástico que haya un ministro cada semana respondiendo por lo que hace, lo que dice y lo que deja de hacer. Que los diputados y congresistas (señorías todos) tengan posibilidad de “jalarles las orejas” a los caras visibles del ejecutivo.

Esto puede hacer lentos, poco deliberativos (por la metodología de réplicas),  poco técnicos los debates y las decisiones. Ahora, tiene de bueno que están en escrutinio, si la oposición hace su tarea bien podrá velar por la voluntad del pueblo. De nuevo un vicio, (que es mejor no contextualizar porque aplica en España y en Colombia). Lo mejor de esto, aparte de la rendición de cuentas, es que quita el foco del presente. En un sistema presidencial, la necesidad de señalar al presidente como “todero”, es muy común; pero hace falta no olvidar al gabinete cuando se hace oposición. No solo desde las cámaras del Legislativo, sino desde la casa y en las redes.

El ordenamiento político colombiano tiene como centro político al presidente a la vez que las personas lo piensan como el máximo ejecutor; esa discordancia impide críticas, aumenta la polarización y sesga el trabajo del presidente. Que en este país es el de representar, y liderar con una hoja de ruta aprobada por el legislativo, el Plan.

Sobre cada democracia que conozco, creo que tenemos lecciones que aprender. Pero en España que he tenido la oportunidad de sentir un poco el clima político, destaco la relevancia del legislativo en la agenda nacional. En Colombia está para legislar y no lo hace mucho; pero acá la función de control político la ejerce con suficiencia y eso fortalece la democracia y el equilibrio de poderes. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s