La ley del silencio

Autor: Luis Carlos Santos Vargas

Instagram: @luis_carlosvargas
Twitter: @luis_carlosva

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal

“Si no conoces la historia está condenado a repetirla”. En las últimas semanas hemos visto cómo en nuestro territorio nacional la lucha se ha volcado principalmente a dos escenarios; uno, es los hospitales a punto de colapsar y otro la indiferencia generalizada de un gobierno que está manejando el país a su antojo, ya no se sabe que es peor si la incesante curva de casos por COVID19 o la curva desmedida de masacres y asesinatos.

En menos de una semana en nuestro país hemos escuchado noticias desgarradoras de jóvenes que fueron brutalmente asesinados; nadie sabe a quién se le atribuyen estos hechos, lo único que se tiene claro es que esa tal paz ya no existe, la angustia de los pueblos que fueron duramente afectados por las injusticias de anteriores gobiernos, hoy nuevamente están llenos de miedo, tristeza y desolación. Madres inconsolables, padres llenos de rencor, familiares asustados y pueblos repletos de resignación, son las únicas imágenes que se nos generan en este intento de realizar un país acogido en las manos del sagrado corazón. 

Tomado de: desdeabajo.info/

En este país llevar la contraria nunca es bueno, ni siquiera cuando de preferencias sexuales se trata, ¿o no escucharon el caso de un joven en Sincelejo que por su orientación sexual fue brutalmente agredido?; pero ahí no paran las cosas, al senador Iván Cepeda y su familia los tienen amenazados por enfrentarse a aquel dueño y señor de estas tierras: DON MATARIFE, perdón Don Álvaro Uribe Vélez, pero ojalá todo se detuviera en simples amenazas, estos días en el valle del cauca varios jóvenes fueron asesinados y aún se desconoce el porqué, en estas tierras es mejor comer callado, porque así podrás comer dos veces. 

Pareciera que Colombia estuviera sumida en la desgracia absoluta, el logro de unos años atrás como el país más feliz del mundo  se va desvaneciendo, porque en este momento no se sabe quién está gobernando; si un joven ingenuo con ínfulas de político que hace decretos, o  un despiadado ser humano a quién no le interesa  en lo más mínimo la construcción de un país justo, resiliente y educado; las críticas no han parado desde que este nuevo gobierno se instauro, el mal manejo de la económica, la persecución constante a la JEP, el asesinato desmedido de líderes sociales y la ineptitud en el manejo de la pandemia han sido y serán otras de las tantas noticias que nos ha dejado este increíble gobierno, ¡créanme!, estamos hechos.

La invitación que hoy se hace, por favor, estimados compatriotas es: no sigamos en lo mismo, levantemos nuestra voz, luchemos desde casa, divulguemos aquellos hechos por los que nos quieren callar, no permitamos que este país sea un eterno mar de sangre, apoyemos a aquellos que nos defienden y luchan, denuncien aquello que no les gusta y que no les parece, investiguen por su cuenta y dense cuenta que las noticias no son más que uno pajazo mental en medio de tanta podredumbre.

 Colombia es un país libre y soberano que está cansado del mismo guión de las 6 de la tarde: “repudiamos, ordenamos, cuidamos, averiguamos, protegemos”, que en realidad lo único que traduce, como todo en su ñeñe gobierno, es que no va a pasar nada, absolutamente nada. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s