El “Tren Maya”, a costa de todo

Autora: Cristina Celeste León Aquino

Instagram: @_cristinaclea_  
Blogger: https://cleasroom.blogspot.com/?m=1 

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente de la autora y no representan la línea editorial del portal web.

El megaproyecto del Tren Maya (como una de las principales promesas de la llamada “4T” y de la cual se ha compartido poca información oficial) se va a construir con el presidente López Obrador dando el banderazo de inicio en medio de una crisis sanitaria y económica que atraviesa México, llevando el nombre de la zona ocupada por una de las culturas prehispánicas más reconocidas a nivel mundial con una extensión territorial inmensa, y a pesar de que el recorrido de este tren cruce más de mil 709 vestigios arqueológicos.

Una marcha de de campesinos y activistas en contra del Tren Maya en Ciudad de México, el 21 de febrero de 2020 (AP Photo/Eduardo Verdugo)
Tomado de: The Washington Post

La actual administración ha compartido poca información y se ha reservado otra muy importante acerca de cómo se realizará la construcción, y el plan de desarrollo de este proyecto ha sido criticado incluso por la ONU en 2019, debido a que no brindan suficientes estudios sobre el impacto negativo que podrían tener las zonas por las que cruzará este tren. Se han tenido que unir organizaciones (como el IIEC y OLAG en el 2019, ambos con sede en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM), para investigar, analizar y reconstruir la verdadera cara del tren Maya, y plasmarlo en un trabajo de investigación.

Uno de los puntos principales por los que se ha defendido el bajo impacto ambiental que podría tener el Tren Maya en la zona sur del país, es que se reutilizarán vías férreas que ya existen (Palenque, Chiapas a Izamal, Yucatán). Estas vías ya confirmadas solo representan el 39% (723 kilómetros) del total del recorrido. Para el resto también tienen pensado utilizar carreteras en desuso y otro tipo de infraestructuras.

De lo que no se habla es del 34.2 % restante (329.9 kilómetros de trazo) en el que aún no se tenía derecho de construir alguna vía hasta diciembre del 2019, de las cuales (si se consideran 40 metros a cada lado de las vías) se deberían expropiar aproximadamente 2 mil 620 hectáreas que corresponden en un 90 % a núcleos agrarios (ejidos, comunidades…) de los que muchas familias no tienen la seguridad de que el estado les brinde un lugar al cual puedan desplazarse.

No se puede visualizar un proyecto de esta magnitud viéndolo nada más del lado iluminado que nos presenta este gobierno. Es innegable que el impacto social, económico y ambiental de proyectos como este termina siendo inmedible e incluso perjudicial si no son planeados desde la mirada de la sustentabilidad y con un verdadero compromiso con los pueblos originarios.  

Hacer un análisis objetivo de los pros y los contras de continuar con la construcción del Tren Maya le corresponde a este gobierno, pero no se ve que esto vaya a ocurrir cuando ya se ha notado la tendencia del presidente a imponer y no aceptar críticas, incluso si los pueblos indígenas han comenzado a organizarse para protestar por sus derechos desde 2019.

CNDH pide frenar Tren Maya por riesgos en pueblos indígenas ante epidemia
FOTO: MARTÍN ZETINA
Tomado de: cuartoscuro.com

Diferentes organizaciones ambientales han señalado los efectos colaterales que podrían tener el invadir zonas protegidas, como en el sexto tramo Tulum – Chetumal, donde se “pone en peligro a los estromatolitos de la laguna Bacalar, comunidades microbianas ancestrales extraordinariamente frágiles, que aquí son los más grandes del mundo…” , y también se han expuesto problemas como la gentrificación que podría desplazar a quienes deberían ser los mayores beneficiados, es decir, los pueblos originarios mayas a los que el presidente alude y asegura que serán los más favorecidos. 

Después de darle un vistazo al panorama, lo que queda más claro conforme avanza este tren y lo que preocupa a muchos (además de no saber cómo proseguir para evitar que suceda), es que este megaproyecto de “Maya” solo tiene el nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s