Los despreciables

Autor: Jhonatan Alzate

Instagram: @jhona.alzate

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

La corrupción es absolutamente reprochable sea cual fuere la magnitud o el origen de la misma; no obstante, existe una corrupción que no sólo es vil por el acto corrupto per se, sino que además, es despreciable en tanto afecta poblaciones dignas de una protección especial, como lo son los niños, niñas y adolescentes. Tal es el caso de los escándalos que se han dado en torno al Plan de Alimentación Escolar (PAE) en Colombia, hechos de corrupción infames que permiten entrever la bajeza de quienes los cometen.

El Plan de Alimentación Escolar (PAE) es el sistema de asistencia alimentaria más antiguo de Colombia, que consiste en el suministro organizado de un complemento nutricional con alimentos inocuos, a los niños, niñas y adolescentes matriculados en el sistema educativo público. Dicho plan, contribuye a mejorar el desempeño de los escolares y a apoyar su vinculación y permanencia en el sistema educativo. En otras palabras, dicha política está dirigida, en primer lugar, a proteger el derecho de los alumnos a una alimentación adecuada y, en segundo lugar, a garantizar el derecho a la educación de los niños. Sin embargo, la evidencia indica que en Colombia ambos derechos se vulneran de manera sistemática, en gran medida, por los actos de corrupción que se presentan en torno a dicho programa y que son efectuados principalmente, por los diferentes actores que participan directa o indirectamente en la contratación del PAE.

Tomado de: elespectador.com

El mapa de la corrupción y el robo de recursos asociados al PAE ya está todo en rojo; los escándalos no cesan, por el contrario se dan a través de modalidades cada vez más descaradas y extendidas, basta con ver los casos que han salido a la luz para darse cuenta que dichas prácticas delictivas se están presentando en todos los eslabones de la cadena: desde los funcionarios públicos encargados del programa, pasando por contratistas, operadores y empresarios, hasta gobernadores, alcaldes y secretarios de educación.

Lo anterior se ve reflejado, por ejemplo, en que en los últimos 20 años se han robado recursos que podrían haber alimentado a casi 33 millones de niños. La Contraloría asegura que en ese mismo periodo se han adelantado 405 casos de responsabilidad fiscal en el país, por un monto de $131.374’059.698.Ccon este dinero, según estimaciones del Ministerio de Educación, se podrían haber entregado 32’802.511 platos de comida.

A partir de 2014, el panorama de corrupción de la alimentación escolar en Colombia marcó un referente, puesto que el PAE se descentralizó y el Gobierno Nacional le entregó su funcionamiento a los mandatarios locales y departamentales, a través de las Entidades Territoriales Certificadas (ETC). Sin embargo, en apenas cinco años desde que opera la nueva estructura, se han hallado irregularidades que suman $97.039’072.893.

Tomado de: razonpublica.com

Si bien los hechos de corrupción derivados del PAE tienden a ser más recurrentes en ciertas zonas del país, en realidad es un fenómeno que se extiende a lo largo del territorio nacional. Los reportes señalan que después de La Guajira, Arauca es el segundo departamento con más irregularidades históricas en los contratos del Programa. En la lista les sigue Santander, que se suma a los millonarios desfalcos de los recursos de la alimentación escolar con $8.252’717.722. La ETC del departamento es responsable de $3.505’730.597 de esos dineros investigados. 

Y es precisamente en Santander donde el pasado viernes 18 de septiembre se dio a conocer la captura de Fernando Trujillo Gómez, un reconocido comerciante de dicho departamento a quien le llaman ‘Padrino’, por suministrarles a operadores de esta región, por más de un año, carne de burro o caballos enfermos, para que se les diera a los niños en sus raciones alimenticias del PAE. Según la Fiscalía, Trujillo, en asocio con otras personas, compraba caballos y burros en la costa Atlántica, luego los movilizaba con fichas falsas hasta Bucaramanga y allí los sacrificaba, posteriormente trataba la carne con químicos para alterar la contextura, intentar hacerla más blanda y darle un color rojizo, para así, empacarla al vacío y ponerle sellos de empresas dedicadas a la comercialización de carne de res. Noticia aberrante que generó indignación nacional y que es una muestra más de la corrupción que rodea al PAE.

Tomado de: fiscalia.gov.co

Si bien Trujillo fue enviado a la cárcel, los actos de corrupción que se desprenden de dicho plan son numerosos y en muchas ocasiones las empresas implicadas en los robos continúan con sus registros INVIMA al día y sus hojas de vida sin mancha alguna gracias a las trampas generadas que les surten efecto. 

El llamado, como siempre, es a la sensatez, al respeto y a la empatía. La causa principal de lo que sucede en el PAE es el modelo de contratación, ya que cuando ésta es tercerizada, permite que operadores privados queden a cargo de la prestación del servicio, es decir, la parte más importante del Programa. Así, los recursos quedan en manos de empresas cuyo objetivo es el lucro, incluso a costa del bienestar de los niños. Es por ello, que para el buen funcionamiento de dicha política urge una veeduría social y comunitaria, apoyo técnico de calidad y, sobre todo, una sociedad a la que le importen sus niños y niñas, que reclame transparencia de las instituciones responsables de la operación del PAE y en la cual los despreciables paguen por sus actos aberrantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s