¿Quiere alguien pensar en los médicos?

“Cuando se nos pide un poquito de empatía con un grupo de profesionales que están arriesgando sus propias vidas para salvar las nuestras, nosotros estamos ocupados haciendo gala de nuestra doble moral compadeciéndonos de los pobrecitos médicos que tienen que salir a trabajar como héroes para enfrentar el virus, pero luego no los dejamos ni siquiera entrar a sus casas.”