Las risas de la tragedia

“(…) las expresiones de desahogo desnaturalizadas y egoístas de algunos navegantes de las redes, vislumbra la empatía selectiva al calificar como ciudadanos de segunda clase a aquellos que intentaban contrabandear gasolina para recibir algo de dinero a cambio, porque el hambre no espera y más en tiempo de pandemia”.