Mafe Carrascal: puro terrorismo digital

Un análisis de la supuesta activista Mafe Carrascal, en Colombia, desenreda un poco realmente a que se dedica.

Autor: Sebastián Narváez Medina

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Tanto tiempo de aislamiento preventivo, me ha llevado a lo imprevisible. En la misma locura de mi encierro me hallé leyendo varias cuentas emblemáticas que financia la izquierda colombiana, algunas de ellas propiedad de cráneos sin cerebro armados de Twitter. Sin el ánimo de transmitirles la locura de mi confinamiento, sí debo expresar que me fue imposible no notar a la susodicha, Mafe Carrascal, asalariada de primera línea de la izquierda. A Carrascal le han hecho creer que es alfil de la oposición, cuando en verdad es solo un peón en el tablero de ajedrez. El contenido de sus redes sociales es tremebundo; prácticamente ha montado un cartel digital y casi terrorista, bombardeando a los principales grupos económicos del país, y posteriormente a otras personalidades o figuras públicas del sistema. Mafe se describe como activista, promotora de Derechos Humanos, anticorrupción, y lo más caricaturesco, ¡promotora de la paz!. Sus publicaciones y videos muestran que libra una guerra poco pacífica, utilizando palabras incendiarias, y ganando popularidad con su verborrea. La paz que tanto ejerce se queda sólo en eso, su descripción biográfica en Twitter.

Hace un poco menos de dos años, Mafe Carrascal publicó un video incitando al terrorismo económico en el país, pretendiendo acabar con el grupo económico más grande de Colombia, el Grupo Aval. Algo que se convirtió en su rutina de gimnasio, su Twitter es un carrete de menciones ilimitadas. Incitar al terrorismo económico en la tercera economía más grande de América Latina, da cárcel. Mafe Carrascal lo hizo públicamente, es decir, cometió un crimen que hasta hoy sigue impune. Puso en riesgo la estabilidad financiera, la bolsa y los fondos de inversión, al pretender que se dejaran de comprar los productos Aval, y aún replica este mensaje en sus redes sociales.

En este video se ve a Carrascal con sus vestimentas burguesas, en los barrios de bajos recursos de la capital, acaparando popularidad a expensas de un nombre con alto recorrido en el mundo de los negocios. ¡Y cómo no! Si el amarillismo y la desinformación parecen ser la fuente número uno de seguidores. ¿Cómo se puede sentir tanto odio, contra la columna vertebral económica del país, fuente de empleo y capital para la sostenibilidad y el desarrollo? ¿A caso le habrán negado algún crédito? La única respuesta comprobable, es que Carrascal es financiada por los hilos oscuros del socio-comunismo que pretende acabar con el país. Se jacta de vivir en una economía de mercado, pero pretende imponerles a los consumidores, cuales productos bancarios pueden adquirir y cuales no. Alguien que le explique que, la libertad de expresión de la que goza hoy para promover su terrorismo digital, es la misma que han gestionado las élites a través de la economía de mercado. Un principio básico de un estado democrático de derecho. Peor aún, que una castro-chavista, utiliza la economía de libre mercado como un argumento valido de su protesta.

Tomado de: es.Panama.post

Entre muchos otros, Mafe, se despacha en contra de las EPS, la Policía Nacional, y hasta multinacionales como UPS. Nadie desconoce los problemas sociales de los cuales es víctima el país, pero como sociedad, estamos en la responsabilidad de discernir entre la oposición, y una terrorista política. No se puede pretender hacer construcción de país, desde la destrucción de sus palabras. Activismo no es sinónimo de terrorismo. La diferencia de opinión se respeta, pero no a quien mancha cuanto nombre no le conviene, con detonantes de batalla campal. No se le ocurre, ni por error, que como activista social debería utilizar sus plataformas digitales de una manera propositiva. No lo hace, porque Mafe Carrascal, es un cráneo más sin cerebro, que parlotea las hostilidades del guión de la izquierda. Parece tener el país en el trasero, y no en la cabeza.

No se aburran, lo mejor esta por venir. Desde hace unos días le he venido haciendo seguimiento a los incendios que han afectado la ciudad de Cúcuta, Colombia, con una capa de polución que ha puesto a los habitantes en ascuas. ¡Oh Sorpresa! Cuando vi la publicación de la susodicha, con ansías de protagonismo, exigiéndole al gobierno de Iván Duque que intercediera para mitigar los incendios, que se originaban en Venezuela. Le rogaba, con sus dotes de salvadora, que hablara con el narcoterrorista Nicolás Maduro para actuar de manera concreta en la frontera. Un espectáculo de una ridiculez monumental. Tampoco le explicaron que, Nicolás Maduro, no es el presidente de Venezuela, es un líder de un cartel criminal, El Cartel de Los Soles.

Tomado de: Elfrente.com.co

¡Mafe, actualízate! La semana pasada, Maduro, ascendió a terrorista internacional, y hoy es buscado con todo el peso de la ley, para hacer justicia en Venezuela. Eso no fue lo mas ridículo, si hay alguien que tiene acceso casi directo a este narcoterrorista, es la izquierda colombiana. Si tenía tanto ímpetu de resolver la situación de los cucuteños, ¿Por qué no lo gestionó ella? No hay otro nombre imprentado en los billetes que financian estos movimientos sociales carentes de todo, Nicolás Maduro es el patrocinador de este clan.

En concreto, seria incoherente pretender que estas líneas fueran realmente dirigidas a Carrascal. Su amarillismo le genera una alta ganancia económica, de la cual goza, y nunca cambiará su parecer. Veámoslo como una reflexión social de sensatez, dirigida a quienes alimentan su día a día de tanto laconismo terrorista. No puedo desconocer que, aunque no concuerde con muchas cosas, la oposición tiene mentes brillantes; una cosa no tiene que ver con la otra, pero ¡No a Mafe Carrascal! Solo nosotros seremos las víctimas de permitir que estos actores digitales, supuestos salvadores de la sociedad, nos impidan el progreso que procuramos. Las redes sociales de Mafe Carrascal son lo más parecido a el portal de la Policía Nacional, solo denuncias. “¿Dios mío Dios Mío, por qué me has abandonado?”, sácame de este encierro de locura ¡ya!.

La muerte visita nuestro sistema

La actual situación sanitaria, pone al descubierto las debilidades de un sistema, que lleva décadas atrapado en la corrupción.

Autor: Cristian Camilo Perico Mariño

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

Tomar medidas de contingencia frente a una enfermedad global no prevista, nos ha juntado como especie para enfrentar al enemigo en común. Pese a la unión y la solidaridad imperante en tiempos de aislamiento; la pandemia que enfrentamos ha evidenciado las falencias en los sistemas colombianos.

Para empezar, ya es de común conversación reconocer que el sistema de salud de nuestro país es precario y evidentemente colapsará, en caso de un incremento exponencial en las cifras de contagio. Esto se evidencia en que ningún departamento tiene más de dos camas de Cuidado Intensivo por cada 10 mil habitantes, de acuerdo con datos extraídos del Registro Especial de Prestadores de Servicios de Salud -REPS-. Ello quiere decir que se cumple, a modo de premonición, aquella frase del Gran Combo de Puerto Rico, quienes a ritmo de salsa pronosticaron lo que tendrán que decir los médicos dentro de poco: “no hay cama pa´tanta gente”. Todo sería diferente si los funcionarios públicos ejecutaran los presupuestos de forma correcta y no dejasen su tajada habitual por “honorarios extras”, cuando sabemos que ni su trabajo lo suelen hacer bien. Es precisamente por esto que Colombia lidera el top 10 de los países más corruptos en 2020, como afirma la ONG Transparencia Internacional.

Tomado de: minsalud.gov.co

A su vez, el hacinamiento en las cárceles es la penitencia de los presos en el país. El sistema carcelario venía cojeando con anterioridad y las trancas momentáneas de los presidentes de turno no mejoraron las cosas de fondo. En el 2012 el Grupo de Derecho de Interés Público y la Relatoría de Prisiones, de la Universidad de los Andes, advirtió que los problemas en el diseño de la política criminal, el déficit financiero y a la inoperancia de las actividades de re-socialización, eran las causas de su insostenibilidad. Ocho años después, los reclusos se amotinaron, porque el Estado no les garantiza condiciones mínimas de salubridad frente a la crisis de salud pública.

Como respuesta, el Gobierno decretó emergencia carcelaria porque, como lo definió el Ministerio de Justicia, se trató de un intento de fuga. Se anunció la firma de un decreto de excarcelación como medida para prevenir el contagio. Hay que reconocer que la excarcelación de miles de presos se traducirá en una reducción del hacinamiento; no obstante, esto no es más que un paño de agua tibia para calmar la fiebre que emanan, desde años, las celdas en el país. Se deben buscar soluciones drásticas y certeras que no solo representen cambios momentáneos.

Tomado de: Semana.com

Conjuntamente la informalidad laboral y el desempleo son la cotidianidad de la nación, aunque el decreto 457 del Gobierno Nacional lo desconozca. El aislamiento preventivo, en definitiva, era la medida que se debió tomar al conocer los primeros casos. Sin embargo, el estado debe pensar en ese 13% de la población desempleada -tasa de enero- y en los 5,78 millones de trabajadores informales que el Departamento Administrativo Nacional de Estadística -DANE- notificó en el último trimestre del año pasado.

Mientras eso no suceda miles de colombianos seguirán saliendo a las calles, exponiéndose a sí mismos y a sus familias. No pueden respetar la cuarentena porque dependen del día a día, y si no tienen para solventar los gastos de la semana ¿si tendrán para pagar una multa de $936.320 pesos? Enhorabuena por el gobierno que ya empezó a tomar decisiones al respecto, a ejercer su mandato con medidas de contingencia. Ahora bien, sus ojos se deben posar en el problema principal de Colombia: la corrupción. Sin duda esos $14 billones de pesos relacionados con robo de dineros públicos, de los que habla Transparencia Internacional, podrían destinarse a las inversiones más urgentes del país y no a las excentricidades de quienes manejan las más altas esferas del Estado.

Covid no Brasil: “os governadores estão rompidos com o presidente”

Situaçao do Coronavirus em Brasil

Autor: Sebastián Narváez


* As opiniões apresentadas nesta coluna são exclusivamente do autor e não representam a linha editorial do portal.

Há algumas semanas ficamos surpresos com a resposta que o presidente do Brasil, Jair Bolsonaro, está dando ao coronavírus. Agendas Latinas convidou o advogado Caros William Araujo, para comentar um pouco sobre o problema no Brasil. Carlos William vive em Garanhuns, estado de Pernambuco, formado em direito em Garanhuns-FDG, e Mestrando em Administraçao Pública pela Universidade Federal Rural de Pernambuco- UFRPE. Hoje Carlos William é servidor público Federal.

López Obrador: genocidio en México

Las ordenes sinsentido de López Obrador, terminarán con un fatal genocidio en México.

Autor: Sebastián Narváez Medina

*Las opiniones presentadas en esta columna son exclusivamente del autor y no representan la línea editorial del portal web.

En tiempos de guerra, me he detenido a examinar el desempeño de los gobiernos, y las decisiones que han tomado para mitigar la crisis que vive el mundo de hoy. Brasil y Filipinas, sobresalen dentro de los peores; uno por ser laxo y el otro por exceso de rigurosidad. Hace pocas horas leí que Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas, había ordenado a las fuerzas armadas del país asesinar a toda persona que violara el mandato de cuarentena. Bolsonaro, en Brasil, es un caso perdido, más preocupado por los dividendos que por las vidas.

Sin embargo, en el puesto numero uno, el más sin vergüenza de los gobernantes es el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; conocido como AMLO, aunque tiene más de MALO. El 23 de marzo del 2020, desde la comodidad de su casa AMLO le enviaba un mensaje de “cordura” a todo el pueblo de México, para que no afectaran la economía y siguieran saliendo a las calles en plena emergencia sanitaria. De una infinita lista de calificativos para describir tanta bestialidad de un mandatario, no me queda más remedio que tildar a López Obrador de genocida. Hacer un llamado al pueblo para que salga a las calles con el fin de no apagar la economía, promoviendo el contagio y la muerte de los mexicanos, es un genocidio. No me lo inventé yo, en El Vaticano también concuerdan conmigo, el Papa Francisco también lo anticipó.

Tomado de: Celag.org

En el video, antes que sus palabras, se nota la cara de amargura de quien lo acompaña a una exquisita merienda típica. Una mujer, que no podía mirar al pueblo a los ojos sabiendo lo que se avecinaba. La misma cara con la que muchos quedaron después de escuchar a el sin vergüenza decir: “No dejen de salir, todavía estamos en la primera fase…. Yo les voy a decir cuando no salgan… pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer a los restaurantes, a las fondas…. No ayudamos si nos paralizamos sin ton ni son, de manera exagerada…. Vamos a seguir haciendo la vida normal…”. Espero que no haya sido ninguno de sus asesores quien lo insto a hacer el video, de lo contrario no estaríamos hablando de un genocida, sino de varios. En concreto, en el video se evidencia un presidente que se hizo elegir con sus radicalismos de izquierda, pero que pretendía a toda costa favorecer a los empresarios sin importar el costo. En ese mismo video López Obrador ruega por la conglomeración de personas en restaurantes, sin importar las consecuencias del contagio, con un solo fin, el dinero.

No quiero generalizar, ni decir que es un mamerto más de la izquierda política latinoamericana, pero a veces toca hacer lo que uno no quiere en la vida. Los patrones de comportamiento político hablan por si solos, AMLO, es un mimo que disfruta de la merienda en su mansión, callado, mientras muchos se internan en los hospitales. El pasado 28 de marzo de 2020, AMLO emitió un segundo video en el cual le ruega a la población mexicana permanecer en su casa ante una crisis que comenzó hace más de un mes. Le tomó a México llegar a 1300 casos, 20 fallecidos y un país entero vulnerable, para que su presidente tardíamente intentase redimirse y ordenar la cuarentena. Aunque 20 no valga nada para él, si no fuese por la negligencia de López Obrador, alguna de esas almas ahogadas se hubiese podido salvar.

Tomado de: Efe.com

El imparable genocidio mexicano tomará lugar en los próximos meses cuando veamos a uno de los países más grandes de América, sumergido en el infierno de la muerte por patrocinio de su presidente. Peor aun, es un sinsentido que sigamos creyendo que quienes se hacen pasar por servidores del pueblo, tienen valores ó algún carácter de responsabilidad social. Ahítos de todo lo que nos perturba sin necesidad, mi bella América Latina, espero que prevalezca el cargo de consciencia del pastor del rebaño, que sacrifico a sus ovejas por el oro y los lujos. Recemos hermanos para que cuando se acabe este periodo presidencial, el Alzheimer no se aparque los pasillos del sistema judicial, AMLO propició el genocidio mexicano con el COVID-19.